Buscar:
Edición:
Columnas de Opinión
Las Oportunidades de la Cuarta Revolución Industrial para los Negocios
21-Nov-2018
Oportunidades para las Operaciones Productivas en la Cuarta Revolución Industrial
09-Nov-2018
Oportunidades para las Operaciones Productivas en la Cuarta Revolución Industrial
La Tecnología en las Organizaciones
17-Oct-2018
Innovación en el Perú al 2021
03-Oct-2018
Perspectivas de la Industria Nacional Hacia el Bicentenario
25-Sep-2018
Ver más
Mario Alor
09-Nov-2018
Oportunidades para las Operaciones Productivas en la Cuarta Revolución Industrial
Las Operaciones Productivas actualmente se encuentran en un periodo de grandes y constantes cambios originados por un fenómeno global que Klaus Schwab denominada la Cuarta Revolución Industrial, dijo Mario Alor, Profesor de CENTRUM PUCP.
Oportunidades para las Operaciones Productivas en la Cuarta Revolución Industrial

(foto:iemprendedora.com)

La velocidad y el impacto de las transformaciones que se están observando en las empresas, organizaciones, países y bloques económicos y en nuestras propias vidas es la más grande e inimaginable revolución industrial de nuestra historia.

La primera se dio en Inglaterra en 1,786 con la Máquina a Vapor de James Watt, que originó cambios radicales en la producción, pasando de una economía eminentemente agrícola a una que multiplicó la capacidad de producción revolucionando la industria textil de la época. La segunda se da a mediados del siglo XIX, caracterizada por el uso de la electricidad en la industria y el transporte, lo que es aprovechado por Henry Ford para desarrollar su producción en cadena, especialmente aplicada en la producción de automóviles, el Ford Modelo T. La tercera revolución industrial se desarrolla a mediados del siglo XX, con el impulso de la electrónica y la automatización industrial, el uso de computadoras en las operaciones productivas con los cuales ingresamos al nuevo milenio.

Hoy, somos testigos de una transformación sin precedentes, generada por la convergencia de tecnologías digitales, físicas y biológicas que están produciendo cambios radicales a gran escala y velocidad que ya está generando cambios profundos e impactando en el mercado global. Esta Cuarta Revolución Industrial no debe entenderse como una gran tecnología en sí misma, por el contrario es la convergencia de muchas de ellas que cooperan en un entorno digital que transforman de manera radical lo que hemos conocido hasta hoy.

Empresas y productos que a inicios de siglo XXI casi no existían hoy son gigantes corporativos globales como Microsoft, Netflix, Google, Uber, Amazon, Airbnb, Facebook, Apple, AliExpress, por citar algunas de ellas.

Estos mismos cambios han transformado países como Singapur y Hong Kong que en menos de 50 años, disponen ya de una infraestructura y conectividad física y digital de categoría mundial, estabilidad macroeconómica, importante capital humano y unos sistemas financieros perfectamente desarrollados; así como han consolidado a Estados Unidos, Alemania, Holanda, Reino Unido y Japón como los países más competitivos según datos del último índice de Competitividad Global WEF 2018.   

Factores como la innovación, la creación de valor, la agilidad, la apertura, el fortalecimiento de instituciones, cuidado del medio ambiente y el desarrollo humano se consolidan como factores clave para afrontar con éxito la Cuarta Revolución Industrial e incrementar la competitividad de nuestras organizaciones. Según fuentes del WEF 2018, las empresas podrán crear redes inteligentes que podrán controlarse a sí mismas, a lo largo de toda la cadena de valor que podría agregar alrededor de USD14,2 billones a la economía mundial en los próximos 15 años.

BMW, Toyota, Harley Davidson, Sony, Hewlett-Packard, IBM, Royal Caribbean, Walmart, Ikes, Nike, Adidas, General Electric, Johns Hopkins Hospital, entre otras ya consolidadas, son empresas que nacieron en la segunda y tercera revolución industrial, pero se han mantenido en el tiempo gracias a la visión estratégica de sus líderes que han identificado tendencias y aprovechado con éxito las oportunidades de esta revolución.

Pero, ¿cuáles son las tendencias de esta revolución industrial en las operaciones productivas? La primera trata sobre la transformación a servicios: cada vez más las empresas están incorporando servicios a su oferta de productos propiciando un ecosistema cada vez de mayor contacto con el cliente.

La interacción de las empresas con los clientes o usuarios dentro ambientes digitales creados para ese fin, es la segunda gran tendencia, las fábricas ya no se encontrarán en lugares físicos sino en entornos tipo ICloud. A partir de ello han surgido modelos de negocio eminentemente digitales como los servicios “on demand” (Uber, Airbnb, Netflix), Freemium (Spotify, Dropbox, ICloud, LinkedIn, Skype, MOOCs) el Crowdsourcing (Wikipedia, Google Maps, Yelp) y la Sharing economy o economía colaborativa en la que a través de Apps y plataformas digitales los usuarios se unen para compartir costos en una gran cantidad de servicios.

La tercera tendencia es la Individualización de productos, es decir, cada vez más tanto la producción de bienes como de servicios están siendo casi personalizadas,  lo que puede denominar: Mass Customization o Personalización Masiva (DELL, NIKE, LEVI Strauss & Co.) Las empresas de la Cuarta Revolución Industrial han cambiado el sentido de su modelo productivo en que el “vendemos lo que hacemos” por el “hacemos lo que vendemos”.

La cuarta gran tendencia es a la integración hombre-máquina, que podría multiplicar la fuerza de trabajador para trasladar grandes pesos dentro de una fábrica usando un exoesqueleto o el uso de robots para suplantar algunas labores humanas dando oportunidad a las personas para producir el activo más valioso ahora: el conocimiento.

El enfoque de Competitividad que ofrece la a Cuarta Revolución Industrial no es un juego de suma cero entre países, ni organizaciones, ni empresas, sino que es un modelo que ofrece oportunidades para todos, dependiendo de cuan preparados estemos para enfrentarla,  pero que solo beneficiará a quienes seamos capaces de innovar y adaptarnos a este nuevo mundo.

CENTRUM PUCP no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Mario Alor
Imagen de la sección

Mario Alor, es Master en Estrategia y Liderazgo por CENTRUM-PUCP, Master en Ingeniería Industrial y Bachiller en Ingeniería Naval por la Universidad Nacional de Ingeniería.

El profesor Alor tiene más de 20 años de experiencia en el área profesional de Ingeniería Naval, además cuenta con amplia experiencia en la Gestión de Proyectos y Gerencia de Operaciones Productivas, habiendo participado directamente en importantes Proyectos de Construcción de Naval en los Servicios Industriales de la Marina-SIMA.

Ha participado como miembro del Comité Consultivo de la Facultad de Ingeniería Mecánica FIM - Escuela de Ingeniería Naval, que obtuvo la Acreditación Internacional ABET en Septiembre de 2017.

Actualmente se desempeña como Profesor en el Área de Operaciones-Logística-Cadenas de Suministro y Tecnologías de CENTRUM Católica Graduate Business School. 

Developed by VIS