Buscar:
Edición:
Ricardo Pino
30-Oct-2018
Las Buenas Prácticas Gerenciales
La transparencia es necesaria para que no exista asimetría en la información y los integrantes del equipo puedan tomar las mejores decisiones, dijo Ricardo Pino, Profesor de CENTRUM PUCP.
Las Buenas Prácticas Gerenciales

(foto: buscarempleo.net)

Todo buen gerente reconoce que los resultados que obtiene son producto del trabajo del personal a su cargo; por lo que lo primero que hará, una vez que haya determinado los objetivos a alcanzar, será definir las actividades que cada uno de los colaboradores debe realizar. Al respecto, hace muchos años, en una charla dada por un ejecutivo exitoso, escuché algo que me quedó grabado: “Un gerente debe realizar solo aquellas tareas que su personal no sea capaz de realizar; debe realizarlas solo mientras su personal no sea capaz de hacerlas y, finalmente, debe hacer lo posible para que su personal sea capaz de realizarlas lo antes posible”.

El mensaje está referido a una de las mejores prácticas que un gerente puede tener, que consiste en desarrollar a su personal. Dicho de otro modo, un gerente no debe ver a los colaboradores como asistentes, sino como personal en desarrollo, a quienes tiene que darles las facilidades para que adquieran las competencias para hacerse cargo de trabajos que exijan cada vez más responsabilidad. De esta manera se genera una organización que aprende, que crece, y en la que el personal estará listo para hacerse cargo de los nuevos retos que traerá el crecimiento. De esta manera, también, el gerente se libera de las actividades cotidianas, lo que le da tiempo para planificar las actividades futuras, escapando de tener que apagar incendios constantemente.

Otra buena práctica gerencial consiste en darse tiempo para escuchar a todo el personal a su cargo, permitiendo que las señales tempranas de alerta lleguen a sus oídos, para actuar prontamente, evitando que se generen situaciones traumáticas o complejas de atender. Un gerente destacado en esta práctica fue Sam Walton, fundador de Walmart, conocido por establecer el estilo de gestión managing by walking around. Walton pasaba mucho tiempo recorriendo las tiendas y conversando con el personal operativo. Además, todo el personal tenía acceso al teléfono de su casa, por si consideraban que hubiera algo que requiriera de su atención.

Finalmente, otra buena práctica gerencial es la de aprovechar la sinergia que se logra con el trabajo colaborativo, convirtiendo grupos en equipos de alto desempeño. Esto requiere, en primer lugar, que el gerente tenga la humildad suficiente para reconocer que no es infalible y que, en más de una ocasión, necesitará que la toma de decisiones se haga en equipo. Un grupo humano se convierte en equipo cuando está integrado, siendo dos de los principales requisitos para la integración la transparencia y la libertad para expresarse. La transparencia es necesaria para que no exista asimetría en la información y los integrantes del equipo puedan tomar las mejores decisiones, mientras que la libertad para expresarse se logra cuando nadie tiene temor a decir lo que piensa, lo que se conoce como seguridad psicológica.

CENTRUM PUCP no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Ricardo Pino
Imagen de la sección

Ricardo Pino es Doctor of Business Administration, Maastricht School of Management, The Netherlands. Doctor en Administración Estratégica de Empresas, Pontificia Universidad Católica del Perú. Master of Philosophy, Maastricht School of Management, The Netherlands. Magíster en Administración, Universidad del Pacífico, Perú. Ingeniero Industrial, Pontificia Universidad Católica del Perú. Diplomado en Gestión e Ingeniería de la Calidad, Pontificia Universidad Católica del Perú. Certified Quality Engineer, American Society for Quality (ASQ-USA).

Actualmente es Director de Investigación y Profesor Investigador en el Área Académica de Operaciones, Logística y TICS de CENTRUM Católica Graduate Business School.

Developed by VIS