Buscar:
Edición:
Columnas de Opinión
Un Adecuado Marketing Personal
14-Ago-2018
Columnas de Opinión
¿Problemas de Actitud?
09-Ago-2018
Columnas de Opinión
Los Diplomados, el Complemento Perfecto
07-Ago-2018
Columnas de Opinión
Principios Lean para Servicios
03-Ago-2018
Columnas de Opinión
No hay Depósito, no hay Ganancia
03-Ago-2018
Columnas de Opinión
30-Abr-2018
¿Cuánto más Valor das Versus lo que Recibes?
La primera ley de éxito en la prosperidad es la Ley del Valor, dijo Soraya Huamán, Profesora de CENTRUM Católica especialista en Marketing - Trade Marketing y Coach Certificada por World Accreditation of Coaching Learning.
¿Cuánto más Valor das Versus lo que Recibes?

 

Soraya Huamán, Profesora de CENTRUM Católica 

 

La prosperidad integral está basada en cinco leyes de éxito enfocadas en el “Dar para Recibir”. Y ese dar se aplica en todos los aspecto de la, sea personal y profesional, es decir, en nuestras relaciones familiares, con nuestra pareja, en nuestro trabajo, finanzas, en negocios, entre otros.

Dar afecto en nuestras relaciones familiares, dar amor a nuestra pareja, dar nuestro esfuerzo, conocimiento y experiencia en nuestro trabajo, dar dinero a quien lo necesita, etc. En la medida que tú “das”, también recibirás eso, o mucho más; tal vez en una situación distinta o tal vez de una persona diferente.

El acto de “dar” y “recibir” es posible. Se trata de un flujo de energía que va de ida y vuelta, que representa un equilibrio total tanto el “dar” como el “recibir”. Imagínese que rápido se secarían los océanos del mundo si cuando la marea subiera, la tierra absorviera toda el agua y se negara a regresar ni una gota al mar. No habría equilibrio. Y de eso se trata la prosperidad, de un flujo de energía de todo en nuestra vida, incluyendo lo que damos y lo que recibimos.

En esta oportunidad explicaré la primera ley de éxito en la prosperidad que es (la Ley del Valor). Tu verdadero valor está determinado por cuánto más das en valor en comparación de lo que recibes o cobras. No significa dar más de lo que recibo, sino que el valor intrínseco que damos a cambio de dinero (ya sea por un servicio, un producto o una idea) requiere ser mayor que el valor que recibes.

Por ejemplo el valor de la comodidad y confort que tengo al comprarme un auto nuevo versus el valor monetario per se del auto. Cuando tomamos más de lo que damos a cambio, reducimos el valor de la transacción. No importa cuál es el valor del producto o servicio que estamos intercambiando, si pedimos más a cambio de lo que vale, no solo estamos haciéndole trampa al otro, nos estamos haciendo trampa a nosotros mismos al cortar el flujo natural de la energía del “dar y recibir”. Estamos forzando a que el flujo vaya en un solo sentido.

El entender esta ley es fundamental para nuestro quehacer diario. Sobre todo para una perspectiva próspera de que puedo agregar valor a todo. Cuando esta ley la comprendas y la apliques en todos los ámbitos de tu vida, te aseguro que todo lo que te propongas a nivel de prosperidad (negocio, salud, dinero, familia, relaciones etc.) lo lograrás y con mucha satisfacción.

Todo empieza por ti ¡Tú mereces una prosperidad integral. Tú mereces una vida próspera!

CENTRUM Católica no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados 

Developed by VIS