Buscar:
Edición:
Federico Salvador
04-Jul-2018
Un Asunto de Supervivencia
Es importante conocer los costos de producción en las empresas que muchas veces los administradores requieren a nivel de detalle, y para ello es necesario manejar los distintos tipos de productos, señaló Federico Salvador, Profesor de CENTRUM PUCP
Un Asunto de Supervivencia

 

Federico Salvador, Profesor de CENTRUM PUCP

 

La importancia de conocer con exactitud los costos de los productos (o servicios), es clave para las decisiones empresariales. En múltiples ocasiones he comprobado en empresas de diferente dimensión y complejidad, que no se conoce el costo de un producto, por ejemplo cuando se vende en un canal u otro.

El problema es que la contabilidad tradicional es insuficiente para determinar adecuadamente los costos a nivel de detalle que los administradores requieren. Normalmente en la empresas la asignación de los costos de manufactura parecen estar bien asignados, cosa que no ocurre con los costos administrativos, financieros, de ventas o distribución, que se asignan en base al volumen vendido o similar, bajo el erróneo supuesto que todos requieren de la misma carga administrativa, o el mismo esfuerzo de ventas o el mismo costo de distribución (totalmente diferente cuando vendo a un conjunto de minoristas que cuando vendo el mismo volumen a un solo distribuidor, donde además los costos de facturación o de preparación de la orden y despacho son absolutamente distintos).

Incluso en los costos de manufactura pueden existir errores significativos cuando se supone que la eficiencia con la que se manufactura un producto es igual a la de otro, o se considera además que tienen los mismos niveles de defectos, desperdicios, mermas (pocas empresas realizan un balance de materia que luego evite los ajustes de inventarios de todos los años); una asunción que pocos responsables de producción aceptarían. Esto sin contar las diferencias que se provocan por el tamaño del lote (mayor o menor incidencia del tiempo de setup o los cambios no programados) o por la relación crítica entre la capacidad de una máquina y la dimensión de un producto, que hace que la primera pueda fallar con mayor frecuencia que con otros productos de menor tamaño.

Al desconocer el costo real de los productos se hace otra asunción, que todos ellos contribuyen al margen en proporción al valor volumétrico, cosa que no me ha

costado mucho comprobar y ha sido un concepto erróneo en las empresas con las que he trabajado. La realidad es que hay cuatro tipos de productos:

•          Tipo A               Que tienen una marcada pendiente de contribución a cubrir costos

•          Tipo B               Que tienen una moderada pendiente

•          Tipo C               Que no contribuyen (pendiente cero)

•          Tipo D               Que contribuyen negativamente (pendiente negativa)

La empresa que desconoce esto no toma las decisiones que se debería esperar (por ejemplo: eliminar los “productos D”, modificar sus precios, si fuera posible cambiar de canal) para enfrentar esta realidad. El desconocimiento le impide decidir correctamente sobre descuentos por volúmenes o acceso a mercados nuevos.

Si usted está pensando que esto no es posible, se lo diré en voz baja, para que nadie lo escuche: esto ocurre (debí decir ocurría) en algunas empresas líderes en diferentes sectores donde felizmente el cambio fue aceptado cuando se lo propusimos.

¿Existe una solución para esto? Sí, existe el sistema de costeo basado en actividades (en mi opinión es el estado-del-arte del costeo) que resuelve estas y otras muchas deficiencias de los sistemas tradicionales. Le prometo comentarlo extensamente en otro artículo.

CENTRUM PUCP no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Federico Salvador
Imagen de la sección

Federico Salvador Wadsworth, es Profesor y Consultor Principal de CENTRUM Católica, además de Presidente Ejecutivo de Quality Consulting SA y Director y Vicepresidente de Operaciones de Minera Ayllu SAC. Es también promotor de proyectos energéticos para dos fondos de inversión europeos.

Ha sido Director de Efectividad Organizacional de Minas de Aguas Teñidas SAU, Huelva, España y tiene una amplia experiencia laboral en la industria. Ha iniciado, organizado y dirige una firma de consultoría de negocios durante 25 años, con clientes con ventas de hasta 500 millones de dólares anuales. Personalmente ha entrenado a más de 8,000 ejecutivos en cursos de postgrado en temas tales como: Gestión Total de la Calidad, Reingeniería de Procesos & Negocios, Planeamiento Estratégico, Desarrollo de RRHH, Gestión de RRHH por Competencias, Liderazgo, Mejoramiento Continuo, Control Estadístico de Procesos, Costeo Basado en Actividades, Gestión de Proyectos, Sistemas Integrados de Gestión, Performance Management, Total Productive Maintenance, entre muchos otros. Su empresa provee consultoría en estos temas en corporaciones y empresas peruanas e internacionales tanto en el sector privado, público, como en ONGs, nacionales e internacionales.

Profesor de Doctorado, Maestría y Postgrado en 6 Universidades: 5 peruanas y una española, además de CENTRUM e eClass. Es Ingeniero Industrial de la Universidad Nacional de Ingeniería, tiene una Maestría en Administración en la UPeU, donde ocupó el primer puesto y es Lead Assessor de SGS Yarsley International, Inglaterra. En adición, ha sido entrenado en calidad, mejoramiento continuo y gestión en Japón, USA, Canadá, Argentina, Colombia y Perú.

Developed by VIS