Buscar:
Edición:
Blogs
27-Nov-2017
Sistema de Integración Centroamericano y la Evolución de la Economía
El Sistema para la Integración Centroamericana (SICA) ha sentado las bases para la integración económica, social y política de la Región, indicó el Embajador Óscar Maúrtua, ex Canciller de la República y Profesor de CENTRUM Católica.
Sistema de Integración Centroamericano y la Evolución de la Economía

El Sistema para la Integración Centroamericana (SICA) fue constituido el 13 de diciembre de 1991, mediante la suscripción del Protocolo de Tegucigalpa. Su propósito es la integración de Centroamérica, para constituirla en una región de paz, libertad, democracia y desarrollo. El SICA fue creado por Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá. Posteriormente se adhirieron Belice y República Dominicana como miembros plenos. Dicha organización alcanzó significativos avances y sentó las bases para la integración económica, social y política de la región.

Algunos de los avances más significativos alcanzados por el sistema y que benefician a los habitantes de sus estados miembros, incluyen; la consolidación de un sistema con instancias ejecutivas y de coordinación sistémicamente integradas, lo que es internacionalmente reconocido. Asimismo, la consolidación del comercio intrarregional de bienes y servicios, finales e intermedios, además, la capacidad de actuar como bloque en los más importantes foros internacionales políticos, económicos y sociales, así como la capacidad para negociar coordinadamente  acuerdos comerciales extra regionales. Por último, en materia migratoria, uno de los más antiguos pero relevantes logros del SICA es la libre movilidad de personas, en el marco del CA-4. Este espacio existe por el acuerdo entre Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua, que permite a los ciudadanos circular por esos países sin necesidad de pasaporte, al haberse eliminado muchos de los controles migratorios y aduaneros entre los mismos.

Es menester, indicar que Centroamérica está conformada por economías pequeñas, orientadas al sector servicios y con un elevado grado de apertura externa, las cuales, a pesar de tener diferencias en el funcionamiento socioeconómico y político comparten problemas comunes. Para 2016, en el ámbito económico se espera que la subregión crezca en promedio un 3.92%. Esta proyección se sitúa por encima de los pronósticos para el conjunto de América Latina y el Caribe (0.2%) y los países suramericanos (-0.8%). A pesar que las perspectivas de crecimiento para Centroamérica son favorables, conviene resaltar que las asimetrías entre los países del istmo son considerables. En un extremo se encuentra Panamá con una tasa esperada del 6.2% y en el otro, El Salvador cuyas expectativas para 2016 rondan el 2.4%. Esta ha sido la tendencia de la última década, mientras la economía salvadoreña se encuentra básicamente estancada, la economía panameña ha mostrado un crecimiento acelerado y los demás países del istmo han crecido a una velocidad media.

Mientras no exista un cambio estructural coordinado entre los países centroamericanos, condiciones como la pobreza, la desigualdad, la baja recaudación, la exclusión, la precariedad del empleo y la inequidad de género, seguirán vigentes en Centroamérica. Dicho cambio requiere de reformas estructurales coordinadas a nivel regional, lo cual se complica por las negociaciones comerciales unilaterales y los esfuerzos aislados de cada país en materia de políticas socioeconómicas.

En el caso de Nicaragua, se espera que la próxima construcción del canal interoceánico aumente los niveles de crecimiento económico. Sin embargo, dicho proyecto ha ocasionado diversas protestas por motivos medioambientales. Además, ha sido cuestionado por las dudas generadas acerca de quién se beneficiará del mismo. Estas dudas no son descabelladas ya que, en general, si algo ha dejado claro la historia de Centroamérica ha sido la distribución desigual de los ingresos y de los beneficios de proyectos o reformas económicas.

Las relaciones del Perú con los países de América Central se fundamentan en principios como el compromiso con la democracia, el estado de derecho y la promoción de los derechos humanos; se basan además en el interés recíproco para la suscripción de acuerdos de libre comercio, y la incorporación del Perú en el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) en calidad de miembro observador regional. La Dirección de Centroamérica y el Caribe es el área responsable de las relaciones con los países de esta subregión.  En lo político, el compromiso firme con la democracia y la promoción de los Derechos Humanos; en lo económico-comercial, el interés recíproco de profundizar y ampliar el comercio y las inversiones; y en el ámbito de la cooperación, intercambiar experiencias en diversos temas como la lucha contra el narcotráfico, la conservación y uso sostenible del medio ambiente, la cooperación técnica y cultural, entre otros.

En conclusión,el Sistema de la Integración Centroamericana promueve la participación activa en el proceso, por parte de los miembros de la sociedad civil, a través del comité consultivo del SICA, que aglutina a miembros de organizaciones del sector laboral, académico, de grupos poblacionales, cámaras empresariales, entre otros. La integración ha demostrado, en el pasado, que contribuye de manera positiva a la resolución de diferencias que se presentan en la región, como ocurriera en la década de los ochenta con los conflictos armados.

CENTRUM Católica no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Óscar Maúrtua de Romaña
Imagen de la sección

Abogado y Diplomático. Graduado de la PUCP como Bachiller en Humanidades y Licenciado en Derecho de la UNMSM, así como Licenciado en RR.II. de la Academia Diplomática del Perú. Postgrados de las Universidades de Oxford, John Hopkins y Comité Jurídico Interamericano de la OEA. Secretario General de la Presidencia de la República. Embajador en Canadá, Bolivia, Thailandia, Vietnam, Laos y Ecuador. Director de la Academia Diplomática, Sub-Secretario de las Américas, Secretario de Política Exterior, Vice Ministro y Secretario General de Relaciones Exterior y Canciller de la República. Representante de la OEA en México. Director General dela Escuela de RR.II. de la UTP. En Septiembre último fue elegido por los próximos 5 años "Presidente de la Sociedad Peruana de Derecho Internacional".

Ha ejercido la docencia como Instructor de Cátedra en la Pontificia Universidad Católica del Perú,  la Academia Diplomática del Perú. Titular de la Sociedad Peruana de Derecho Internacional (SPDI), del Consejo Consultivo Empresarial de CENTRUM Católica y de la Comisión Especial de Relaciones Exteriores del Colegio de Abogados de Lima. Actualmente es Profesor e Investigador en CENTRUM Católica Graduate Business School.

Es autor de varias publicaciones y ha recibido diversas condecoraciones tanto nacionales como extranjeras:Premio Nacional de Cultura, Perú. (1968) /Doctor Honoris Causa en Derecho en la Universidad de Winnipeg, Canadá. (1988) /Doctor Honoris Causa en Derecho de la Universidad de Assumption de Bangkok, Tailandia (1999), entre otros.

Developed by VIS