Buscar:
Edición:
Publicidad
Blogs
29-May-2018
Qué Busca el Entrevistador y en qué Falla el Entrevistado
Hay errores que se cometen en las entrevistas de empleo, muchas veces ligados a nuestra manera de ser, nuestra personalidad o nuestro estilo de comunicación, dijo Lucas Reaño, Gerente de Programas Institucionales Lee Hecht Harrison – DBM Perú.
Qué Busca el Entrevistador y en qué Falla el Entrevistado

Se quiera o no, las entrevistas de empleo generan un gran estrés y profesionales muy calificados quedan fuera de los procesos no por sus calificaciones técnicas sino por un manejo inadecuado de sus emociones, más aún cuando asisten a la entrevista sin mucha preparación y falta de investigación sobre el potencial empleador.

En una entrevista de empleo, al entrevistador le interesará saber si el candidato está listo para responder a tres inquietudes principales:

  1. Si podrá hacer el trabajo, si tiene las habilidades, las competencias técnicas, la experiencia y conocimientos, y si puede sustentar que es capaz de hacerlo.

  2. Si hará el trabajo, si tiene la disposición, el entusiasmo, las ganas y el compromiso de hacerlo.

  3. Si encajará en la empresa, si tiene la simpatía, el temperamento y el carácter para adaptarse a la cultura institucional o estilo gerencial.

Si reflexionamos un poco sobre estos tres aspectos, fácilmente podemos concluir en que no solo basta ser competente profesionalmente para lograr una entrevista exitosa, muchas veces son las habilidades blandas, las que contribuyen a una decisión de contratación. En su video sobre “La importancia de la Actitud”, Víctor Küppers mencionó: “A ti, nadie te aprecia por tu experiencia, o por tus estudios de posgrado, o por tu nivel de inglés, ni por tu cargo en la tarjeta, a ti te aprecian por tu manera de ser”.

En una sesión de consultoría, Mariano me contó un poco desilusionado “que no había tenido éxito en una entrevista de empleo, que el entrevistador había sido muy inquisitivo, muy duro y poco amable con él, e incluso no le dijo cuál sería el paso siguiente”.

Mariano, reflexionemos un poco más sobre la entrevista, piensa si hiciste algo mal. “Bueno tuve un poco de mala suerte, llegué 5 minutos tarde y eso me desconcentró, no tuve tiempo de pensar antes de la entrevista y el entrevistador me recibió con mala cara, me hizo sentir mal y perdí la motivación”.

Luego de escucharlo, le dije, Mariano, has tenido una muy buena experiencia, no eres la primera persona que le pasa esto y lo que tenemos que hacer es evitar que te vuelva a pasar,Aldous Huxley dijo “Experiencia no es lo que te sucede, sino lo que haces con lo que te sucede”.

Muchas veces enfrentamos los procesos de entrevista con prejuicios negativos y nos quedamos lamentando lo que nos pasó sin tomar acción para solucionar aquello en lo que fallamos. Debemos empezar pensando en que todo nos irá muy bien y prepararnos para que realmente nos vaya bien. Stan Dale, fundador de Human Awareness Institute dijo: “Siempre he sido lo contrario a un paranoico. Funciono como si todo el mundo estuviera conspirando para potenciar mi bienestar.” Actuemos siempre con mucho positivismo.

Como fuente de aprendizaje, propuse a Mariano revisar los errores que comúnmente se cometen en las entrevistas de empleo y centrarnos en los cuatro primeros acápites para ver si encontramos, algunas respuestas a lo que pasó:

  • Brindar una mala impresión, ofreciendo disculpas tontas como “llegar tarde por culpa del tráfico”, o “estar mal de salud”, lo que no hace más que contribuir a presentar una pobre apariencia, débil imagen o actitud negativa.

¿El entrevistador te recibió mal o tú fuiste la causa del problema?

  • Mostrar incoherencia y desenfoque, hablando con monotonía y poca dicción, con respuestas incompletas o preguntas inapropiadas.

¿El llegar tarde contribuyó a tu desconcentración?

  • Demostrar poco entusiasmo o iniciativa, falta de confianza en sí mismo, mostrándose ansioso por el trabajo o demasiado blando y superficial.

¿Cuál fue la causa de tu desmotivación y falta de confianza?

  • Saludar sin firmeza con poco contacto visual, mostrándose evasivo sobre su historia laboral y hablar negativamente de sus trabajos anteriores y colegas. ¿Tu tardanza influyó en tu seguridad para saludar?

Las respuestas a cada interrogante son obvias. Aquí se cumple lo que citó Jack Canfield en su libro Los Principios del Éxito, “La idea básica es que todos los resultados que obtienes en la vida, éxitos o fracasos, riqueza o pobreza, salud o enfermedad, amistad o melancolía, alegría o frustración, son el resultado de tu respuesta a un suceso o a una serie de sucesos anteriores de tu vida”.

De hecho hay otros errores que se cometen en las entrevistas de empleo, muchas veces relacionados a nuestra manera de ser, personalidad o estilo de comunicación:

  1. Mostrar poco interés en la compañía, preocupado por los salarios y beneficios muy temprano, dando una imagen de descortesía, mala educación y falta de respeto.

  2. Aparecer muy centrado en sí mismo y no en su potencial empleador, mostrándose necesitado o codicioso. No mencionar sus logros profesionales, ni hacer preguntas acerca del trabajo o el empleador.

  3. No negociar adecuadamente en el momento oportuno, cerrar la entrevista sin agradecer al entrevistador, sin preguntar cuál es el siguiente paso y no despedirse con una sonrisa y un lenguaje corporal adecuado.

Si seguimos pensando en los errores, encontraremos otros más, como hablar demasiado, vestimenta no apropiada, hacer demasiadas preguntas, no escuchar o falta de autenticidad. Considero que todo esto es producto de la falta de preparación y de no fortalecer esas habilidades blandas que tienen gran preponderancia en la decisión de contratación.

¿Estás preparado para absolver las inquietudes del entrevistador y evitar tus fallas en las entrevistas?

CENTRUM PUCP no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Lucas Reaño
Imagen de la sección

Gerente de Programas Institucionales de LHH - DBM Perú y Gerente de la Oficina de LHH - DBM en Centrum Católica, es Gerente General de la Consultora Competencia Profesional.

Es graduado en Ciencias Económicas y Comerciales, y estudió una Maestría en Psicología Organizacional y un Diplomado en Recursos Humanos en la Universidad Ricardo Palma, de quien recibió el Premio Recursos Humanos 2003. 

Es Diplomado en Logística por ESAN, en Procurement Techniques and Administration por Purchasing Management Association N Y, y Becado por AOTS en Japón, en Recursos Humanos.
Diplomado por Crestcom International para el dictado de Seminarios y Talleres, y ha dictado cursos para la División Empresarial de la Escuela de Post Grado de la UPC, donde ha seguido estudios de Docencia. 

Developed by VIS