Buscar:
Edición:
Columnas de Opinión
03-Dic-2017
Problema de Agencia: Propietarios vs Ejecutivos Externos
En el proceso de profesionalización de una empresa familiar, tarde o temprano, se presentarán conflictos de intereses entre los propietarios y ejecutivos externos, problemática que se conoce en la teoría económica como el problema de agencia, indicó Yohana Mendoza, Gerente General Dvalor Consultoría.
Problema de Agencia: Propietarios vs Ejecutivos Externos

Conviene precisar que el gobierno de una empresa tiene entre sus objetivos principales solucionar dicho problema, el cual se define como el conflicto de intereses que surge entre un sujeto denominado “principal” que encarga a un tercero denominado “agente” la gestión de su empresa, otorgándole autonomía en la toma de decisiones, así como la responsabilidad de velar por sus intereses.

Ejemplo claro de la relación de agencia es la que existe entre un propietario de una empresa familiar que encarga la gerencia general a un ejecutivo externo. Incluso, nuestra experiencia nos ha permitido comprobar que en empresas de propiedad familiar existe relación de agencia si el fundador de una empresa encarga alguna gerencia a uno de sus hijos. Como podemos ver, en este tipo de relación se origina un potencial conflicto de intereses, en donde el ejecutivo externo o hijo que asuma la gerencia, al tener autonomía en la toma de decisiones podría actuar, intencional o inconscientemente, sin tener en cuenta los intereses del negocio, perjudicando así los resultados económicos de la empresa.

Frente a esta realidad, nace la necesidad de diseñar una estructura de gobierno, sistema que permita al fundador de un negocio elevarse al nivel directivo para, por un lado, emitir las directrices adecuadas en su negocio, y por otro, controlar a los niveles funcional y operativo, por supuesto sin dejar de lado la gestión estratégica de las relaciones familiares para evitar que afecten el normal desarrollo del negocio.

Resulta oportuno destacar que el diseño de dicho sistema implica, principalmente, la implantación de un conjunto de prácticas de gobierno familiar empresarial a la medida de cada familia empresaria. Estas prácticas se reflejan en órganos (consejo familiar, directorio y comités), procesos (principalmente de toma de decisiones de dichos órganos) y políticas (políticas para gobernar a familias empresarias)

Al respecto, hemos comprobado que en la mayoría de empresas su estructura no evoluciona de manera natural hacia una estructura de gobierno, quedándose casi siempre en el nivel funcional, situación que se agrava con la informalidad y desorden que acompañan los procesos de delegación y especialización en el desarrollo de una estructura organizacional.

Es importante señalar que la estructura de gobierno no es creada para funcionar transitoriamente o cumplir con objetivos temporales, sino para mantener en el tiempo el funcionamiento de un sistema estratégico que permita, por un lado, fortalecer la unidad y compromiso de la familia empresaria, y por otro, asegurar la competitividad de los negocios.

CENTRUM Católica no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Developed by VIS