Buscar:
Edición:
Blogs
28-Ago-2017
Perú: Protege a sus Nacionales en Venezuela
Ante situaciones de crisis humanitaria en Venezuela, el Estado Peruano, tiene el deber de proteger a sus nacionales, consideró Óscar Maúrtua, ex Canciller y Profesor de CENTRUM Católica.
Perú: Protege a sus Nacionales en Venezuela

Frente a los malos tratos del gobierno venezolano, como consecuencia de la disminución de las relaciones diplomáticas entre ambos países; hay que estructurar escenarios de contingencia. En esa línea, es importante considerar que contra los peruanos residentes en ese país se están presentando signos de rechazo por parte de grupos chavistas, incluidos connacionales identificados con tal corriente. Por tanto, se debe contar con  propuestas de repatriación de los compatriotas, y ya se estaría proyectando los medios logísticos y recursos para reinsertarlos a la sociedad peruana.

De otro lado, existe una gran población de hijos mayores de 18 años de peruanos nacidos en Venezuela, que reclaman la nacionalidad peruana para escapar de la crisis. Estos jóvenes “venezoperuanos”, que ya son mayores de edad, no pueden ser reconocidos como tal, ya que a pesar de ser hijos de peruanos, el Art. 52, de la Constitución Política del Perú, es un limitante pues solo los menores de edad pueden ser inscritos en los registros consulares correspondientes y ser considerados como peruanos, algo que no pueden alcanzar, estos jóvenes en situación de crisis humanitaria.

Por ello, queda abierto el diálogo y la propuesta de solución frente a esta situación humanitaria, que el Estado peruano, deberá atender en un corto plazo, pues ya la Defensoría del Pueblo, se ha pronunciado al respecto. Considerando relevante acoger la propuesta del parlamentario andino, Mario Zúñiga, sobre la modificación de la norma, con respecto a la doble nacionalidad en los adultos, debido al carácter humanitario que este solicita.

El Perú, considerándose un país de Estado de Derecho, y con un alto sentido humanitario, antes de considerar las posibilidades de repatriación, y de modificación de normativa, debe de consultar con la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso, porque es un operativo de gran envergadura dirigido a peruanos y jóvenes “venezoperuanos” en condición de miseria. El gobierno de turno, deberá considerar que el desabastecimiento es tan grave que ya no pueden subsistir, en tales circunstancias y se debe calcular que la media aproximada es de 3 mil dólares el costo por peruano para que sea trasladado al país.

Asimismo, se debe tomar en cuenta, que la ayuda humanitaria solo es brindada por los consulados del Perú en dicho país, siempre y cuando exista una disponibilidad presupuestaria en el Ministerio de Relaciones Exteriores para poder socorrer cuando se demuestra fehacientemente la condición de indigencia o necesidad extrema; es decir, cuando la vida peligra gravemente, al punto que sólo el auxilio oportuno puede salvarla, y en caso se agoten todas las fuentes de ayuda humanitaria alternativas.

Las excepciones de ayuda humanitaria, se dan cuando aquellas personas que han recibido en algún momento ayuda humanitaria, están impedidas de acogerse a la subvención económica. Por tanto, es preciso detallar las condiciones para la repatriación en el casos de peruanos en Venezuela, y también hacer una análisis prospectivo sobre las consecuencias económicas y sociales que podrían traer este tipo de decisiones, pues se sugiere elaborar un plan de contingencia que considere el presupuesto a designar y el modo de reinsertarlos laboralmente, ya que de lo contrario la situación de desempleo en el Perú aumentaría, y con ello la informalidad. Pero sobre todo, se debe concebir dicha estrategia sin generar alarma, en la comunidad de peruanos que se estima de 80,000 a 100,000 compatriotas, y que solo corresponda mitigar una minoría de menos pudientes o menesterosos.  

CENTRUM Católica no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Óscar Maúrtua de Romaña
Imagen de la sección

Abogado y Diplomático. Graduado de la PUCP como Bachiller en Humanidades y Licenciado en Derecho de la UNMSM, así como Licenciado en RR.II. de la Academia Diplomática del Perú. Postgrados de las Universidades de Oxford, John Hopkins y Comité Jurídico Interamericano de la OEA. Secretario General de la Presidencia de la República. Embajador en Canadá, Bolivia, Thailandia, Vietnam, Laos y Ecuador. Director de la Academia Diplomática, Sub-Secretario de las Américas, Secretario de Política Exterior, Vice Ministro y Secretario General de Relaciones Exterior y Canciller de la República. Representante de la OEA en México. Director General dela Escuela de RR.II. de la UTP.

Ha ejercido la docencia como Instructor de Cátedra en la Pontificia Universidad Católica del Perú,  la Academia Diplomática del Perú. Titular de la Sociedad Peruana de Derecho Internacional (SPDI), del Consejo Consultivo Empresarial de CENTRUM Católica y de la Comisión Especial de Relaciones Exteriores del Colegio de Abogados de Lima. Actualmente es Profesor e Investigador en CENTRUM Católica Graduate Business School.

Es autor de varias publicaciones y ha recibido diversas condecoraciones tanto nacionales como extranjeras:Premio Nacional de Cultura, Perú. (1968) /Doctor Honoris Causa en Derecho en la Universidad de Winnipeg, Canadá. (1988) /Doctor Honoris Causa en Derecho de la Universidad de Assumption de Bangkok, Tailandia (1999), entre otros.

Developed by VIS