Buscar:
Edición:
Blogs
16-Ago-2017
Perú, Camino al Bicentenario
El Bicentenario del Perú rememora el comienzo fundacional de la república como una nación soberana e independiente, señaló el ex Canciller y Profesor de CENTRUM Católica, Óscar Maúrtua.
Perú, Camino al Bicentenario

Ad portas de celebrar el Bicentenario del Perú, que tiene como fecha el 28 de julio de 2021, se celebrará la conmemoración de los 200 años de la “Proclamación de Independencia del Perú”. Nuestro Bicentenario rememora el comienzo fundacional de la república como una nación soberana e independiente.

El Estado Peruano, ha empleado el Plan Bicentenario, el cual es considerado como meta cronológica, para cumplir diversos compromisos asumidos con los más de 30 millones de peruanos. Así, esta guía estratégica se sustenta en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en el desarrollo concebido como libertad y en las Políticas de Estado del Acuerdo Nacional. Como es sabido, este documento es de largo plazo, ya que contiene las políticas nacionales de desarrollo que deberá seguir el Perú en los próximos diez años. Sin embargo, solo se despliegan las metas de fin de periodo como aspiraciones nacionales a mejorar la calidad de vida de la ciudadanía, y un conjunto de programas estratégicos, que permiten un mayor grado de especificidad para guiar la toma de decisiones públicas y privadas. Afirmando así, que el plan carece de una programación multianual para hacerse operativo, porque no es un documento de gestión de largo plazo, como se dijo, sino primordialmente  de orientación.

El Plan Bicentenario, se define en seis ejes estratégicos: (a) Derechos fundamentales y dignidad de las personas, (b) Oportunidades y acceso a los servicios, (c) Estado y gobernabilidad, (d) Economía, competitividad y empleo, (e) Desarrollo regional e infraestructura, y por último (f) Recursos naturales y ambiente.

Así, se ha efectuado un diagnóstico de todos los aspectos de la vida nacional y su relación con la globalización, tales como la reducción de la pobreza, la creciente participación de los sectores de menores ingresos en la distribución de la renta y la reciente salida del Perú del grupo de países con mayor desigualdad, para ser un país de renta media alta, donde la descentralización aparece como la reforma del Estado más profunda y significativa de nuestra vida republicana con la transferencia de competencias y recursos, donde la educación se ha universalizado, pero con calidad aún deficiente, al igual que la menoscabada salud pública.

Asimismo, el Acuerdo Nacional y las 31 Políticas de Estado que suscribieron las fuerzas políticas y sociales en el 2002, constituyen uno de los logros más importantes del proceso de recuperación de la democracia en el país. Los partidos políticos, los gremios patronales, laborales y los grupos religiosos que realizan trabajo social fueron convocados para trazar estrategias que consoliden el proceso de democratización.

Reflejo del consenso político, son el Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (CEPLAN), y el Sistema Nacional de Planeamiento Estratégico (SINAPLAN), que tienen como objetivo diseñar, desarrollar, monitorear y evaluar las directrices que llevarán a cumplir con el Plan Estratégico de Desarrollo Nacional, en miras al 2021. 

El Acuerdo Nacional, agrupado en cuatro ejes temáticos, donde las Políticas de Estado constituyen el marco orientador para la definición de los objetivos nacionales incluidos en el Plan Bicentenario, “El Perú hacia el 2021”, para lo cual consideran como pilares:  Democracia y Estado de Derecho, Equidad y justicia social, Competitividad del país y  Estado eficiente, transparente y descentralizado. 

Efectivamente, para el logro de los objetivos nacionales requiere acelerar la reforma del Estado, a fin de alcanzar una gestión pública eficiente que facilite la gobernabilidad y llegue a todos los rincones del Perú, que cautele y haga respetar los derechos fundamentales y asegure la erradicación de la pobreza, que garantice el acceso a los servicios básicos, bajo el principio de igualdad de oportunidades para todos los peruanos, que brinde servicios de educación y salud de calidad, que promueva el desarrollo dinámico de las actividades productivas, que garantice la sostenibilidad en el aprovechamiento de los recursos naturales y la calidad del ambiente, y que la Inversión Pública y Privada (IPP) en infraestructura sea de calidad y se encuentre exenta de corrupción.

En ese sentido, para cumplir el plan “El Perú hacia el 2021”,  es necesario antes lograr fortalecer la institucionalidad del Estado que queremos, pues este deberá ser eficiente, transparente y participativo, con vocación de servicio a la ciudadanía y que promueva el desarrollo económico sostenible, en base a la innovación, productividad y tecnología. Y ello, solo nos lo puede brindar, la Nueva Gestión Pública, enfocada en resultados.

El Plan Bicentenario implica una definitiva participación particular no solo en la gestión del desarrollo, mediante la inversión actividades productivas, infraestructura y servicios, sino la formulación de la política de desarrollo con procesos de participación y mecanismos de concertación, entre los gobernantes y los ciudadanos. Por lo que, se requiere compartir una visión de futuro personificada en la sociedad civil, y que los actores sociales se organicen y se movilicen para hacerla realidad, desde los gobiernos locales, y donde la Participación Ciudadana sea protagonista de los cambios.

Desde el 2016, los preparativos para celebrar el Bicentenario del Perú, ya se inició. El Presidente del Consejo de Ministros, anunció la creación de la Comisión Organizadora de la Conmemoración del Bicentenario, a través de la Resolución Suprema N° 246-2016-PCM, donde a través de la "Comisión Multisectorial de naturaleza temporal, tiene como  función formular la Agenda de Conmemoración del Bicentenario de la Independencia del Perú. Asimismo, deberá cumplir con proponer y supervisar concursos de ideas y proyectos múltiples que permitan celebrar la conmemoración a escala regional y nacional, así como supervisar los concursos nacionales para definir el logotipo, los audiovisuales y las canciones que identificarán la conmemoración, entre otros.

Sin duda, que al llegar al Bicentenario del Perú debemos hacerlo con una  prospectiva positiva y con el objetivo de desarrollar escenarios que sean favorables para todos los ciudadanos, y donde cada peruano goce de las mismas oportunidades, se identifique y arraigue sus convicciones para la búsqueda de un mejor país. Desde ya, ser del Perú es un orgullo y una bendición. ¡Viva el Perú!

CENTRUM Católica no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Óscar Maúrtua de Romaña
Imagen de la sección

Abogado y Diplomático. Graduado de la PUCP como Bachiller en Humanidades y Licenciado en Derecho de la UNMSM, así como Licenciado en RR.II. de la Academia Diplomática del Perú. Postgrados de las Universidades de Oxford, John Hopkins y Comité Jurídico Interamericano de la OEA. Secretario General de la Presidencia de la República. Embajador en Canadá, Bolivia, Thailandia, Vietnam, Laos y Ecuador. Director de la Academia Diplomática, Sub-Secretario de las Américas, Secretario de Política Exterior, Vice Ministro y Secretario General de Relaciones Exterior y Canciller de la República. Representante de la OEA en México. Director General dela Escuela de RR.II. de la UTP. En Septiembre último fue elegido por los próximos 5 años "Presidente de la Sociedad Peruana de Derecho Internacional".

Ha ejercido la docencia como Instructor de Cátedra en la Pontificia Universidad Católica del Perú,  la Academia Diplomática del Perú. Titular de la Sociedad Peruana de Derecho Internacional (SPDI), del Consejo Consultivo Empresarial de CENTRUM Católica y de la Comisión Especial de Relaciones Exteriores del Colegio de Abogados de Lima. Actualmente es Profesor e Investigador en CENTRUM Católica Graduate Business School.

Es autor de varias publicaciones y ha recibido diversas condecoraciones tanto nacionales como extranjeras:Premio Nacional de Cultura, Perú. (1968) /Doctor Honoris Causa en Derecho en la Universidad de Winnipeg, Canadá. (1988) /Doctor Honoris Causa en Derecho de la Universidad de Assumption de Bangkok, Tailandia (1999), entre otros.

Developed by VIS