Buscar:
Edición:
Noticias del Día
28-Mar-2018
Monopolio, Concertación y Control previo de Fusiones en Debate
CENTRUM Católica reunió en una Mesa Redonda a destacados expertos para analizar el papel de los organismos reguladores del Estado, y las posibles alternativas ante prácticas monopólicas relacionadas a la industria farmacéutica.
Monopolio, Concertación y Control previo de Fusiones en Debate

A raíz de la reciente compra de una cadena de farmacias, se han originado controversias por las consecuencias que la concentración puede generarse en varias actividades económicas. En el primer desayuno ejecutivo realizado por CENTRUM Católica y Diario Gestión se debatió sobre las fusiones y adquisiciones y la posibilidad de que se establezca control de precios. Expertos como Ivo Gagliuffi, presidente de Indecopi; Carlos Fernández asesor legal de Alafarpe y Fernando D´Alessio, exministro de Salud y Past Director General y Fundador de CENTRUM Católica, analizaron el papel de los organismos reguladores del Estado y las posibles alternativas ante prácticas monopólicas.

Para entender la labor de Indecopi hay que tomar en cuenta ciertos conceptos. En el derecho de competencias, a nivel mundial, existen dos tipos de controles: de conductas y de estructuras, explicó Ivo Gagliuffi, presidente de Indecopi.
“El primero, le permite a las agencias investigar y sancionar cualquier tipo de práctica anticompetitiva que desarrollen las empresas, ya sean abusos de posición dominante concertaciones de precios. “Este tipo de control de conducta es (ex post). Se espera que se genere y se sanciona, por lo que es reactivo”, señaló Gagliuffi.

Por otro lado, el control de estructuras le da la facultad a las agencias de competencias de poder generar, condicionar o aprobar las concertaciones empresariales, fusiones o adquisiciones antes que se produzcan. “Este es un tipo de control exante, es decir, es preventivo”, puntualizó Gagliuffi.

Regulación y margen de ganancia de las empresas

Percy Marquina, Director General de CENTRUM Católica, opinó que “desde el punto de vista económico, todo monopolio es socialmente ineficiente”. En ese sentido, explicó que una competencia perfecta supone que la sociedad o el individuo tengan un bienestar mayor. “Todo aquello que va contra la competencia perfecta no es socialmente deseable”, agregó.

Ante los casos de concertación que se dan en el mercado. “Alguien debe establecer cuáles son las normativas para que funcione la competencia perfecta”, indicó Marquina. Sin embargo, afirmó que según su perspectiva, cualquier funcionario privado va a querer funcionar como un monopolio, aunque sea mental, a través del marketing y su promoción de marca. “Si fuera empresario voy a procurar que la competencia perfecta no funcione para mí. Es decir, tenemos el caso de Coca-Cola y su segundo competidor. Equivalente son casi los mismo, pero como Coca-Cola se ha fortalecido, el consumidor elige pagar más por ella, porque es su libertad”. En todo caso, agregó que el “mal menor” sería que las empresas se autorregulen, porque no se deben regular los precios, pero tampoco el margen de ganancia de las cadenas.

No hay industria si existe un monopolio

Para que exista una industria tienen que darse tres condiciones: que hay dos o más organizaciones, que estas produzcan los mismos bienes y servicios y que compitan. “Basta que falte una de ellas para no tener industria”, afirmó Fernando D´Alessio, exministro de Salud. En ese sentido el también Past Director General y Fundador de CENTRUM Católica, sostuvo que en un monopolio no hay industria y que las tendencia mundial hacia las fusiones y adquisiciones no es buena.

Vea el informe completo de Gestión del 28 de marzo de 2018. Hacer clic 

 

CENTRUM Católica no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Developed by VIS