Buscar:
Edición:
Prensa
13-Nov-2017
Los Mitos del Coaching
Cinco principales ideas erróneas que muchas personas todavía tienen acerca del Coaching, comentó Telmo Becerra - Socio fundador de 1 to 1 coach- Conscious Business Coach.
Los Mitos del Coaching

Mito #1: “El coaching es como tomar terapia y un coach es como un psicólogo”.

El coach profesional hace lo que dice, sabe distinguir el campo de trabajo donde su expertise le permite apoyar a sus clientes. Por ello es que siempre le explica a sus clientes que él no es como un psicólogo ni que tratará de ejercer psicología durante una sesión. No le interesa trabajar profundamente en el pasado de las personas, sino en su futuro. La práctica del coach se enfoca en crear espacios de aprendizaje mutuo dentro de conversaciones, para que los clientes (coaches) tomen consciencia y logren cumplir objetivos muy específicos, cumpliendo los compromisos que decidieron aceptar para sí mismos durante la conversación con su coach.

Mito #2: El coach ayuda a salvar la vida de las personassolucionando sus problemas personales y profesionales”.

El coach no es un “salva vidas” ni trata de cambiar a nadie. La tarea principal del coach es que las personas se den cuenta por sí mismas de los modelos mentales que pueden estar impidiendo su desarrollo. Es decir, lograr que las personas se comprometan a cambiar de hábitos y conductas nocivas, con el propósito de lograr mejorar el desempeño, en áreas específicas del trabajo ejecutivo y trabajo en equipo.

Mito #3: “Los resultados del coaching son subjetivos y poco medibles”.

Las sesiones de coaching siempre tienen metas que lograr. Los coaches conscientes trabajan con tres tipos de metas: (a) metas de producto (o meta condicional), las que dependen de las acciones de otras personas o de factores externas sobre las que el cliente no tiene control, (b) metas de proceso (o meta no condicional) que no dependen de ninguna circunstancia y están completamente bajo control de la persona, (c) meta de coaching: acuerdo o contrato entre el coach y su cliente sobre lo que harán durante el tiempo que dure cada sesión, con el propósito de lograr los objetivos trazados. 

Mito #4: Un coach debe ser especialista en el área de su cliente”.

No hay que confundir el coaching con la mentoría o consultoría. Los coaches no necesitan tener un conocimiento del área especializada en la que trabaja su cliente. Un coach consciente, conversando con sus clientes, abre un espacio para que aprendan un “modelo de salud” que está comprobado que funciona para que las personas vivan en armonía en todos los ámbitos de la vida, practicando Habilidades incondicionales: - Responsabilidad incondicional (Hacerse cargo) - Humildad (La escucha activa, Empatía) - Integridad a toda prueba (Cumplir lo que prometen); Habilidades para tratar con los demás: Comunicación (Entender y hacerse entender), Coordinación (Efectividad), Negociación (Todos ganan); Inteligencia Emocional (Manejar las emociones) .

Mito #5: El coach trae bajo el brazo una lista de consejos y advertencias sobre lo que se debe hacer y lo qué no se debe hacer”.

El coach no se cree el “dueño de la verdad”. El coach no proporciona directamente respuestas, sino que hace las preguntas correctas al cliente (coachee), esas preguntas que ayudarán a que él encuentre las respuestas. Como dice Fred Kofman: "Un verdadero coach, es el coach que hace inmensa la diferencia en la vida de sus clientes (antes del coaching y despuésés de coaching), es el coach del que sus clientes dicen: ¡Lo hice por mí mismo!, mi coach me acompañó durante el viaje de aprendizaje, pero quien estuvo a cargo de aprender, quien estuvo a cargo de cambiar ¡fui yo!"

CENTRUM Católica no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Developed by VIS