Buscar:
Edición:
Columnas de Opinión
29-Ene-2018
Los Clientes Freelance en las Organizaciones
Quien presta el servicio de freelance debe averiguar antes lo que pide la competencia en relación a su nivel de experiencia y formación, señaló Antonio Grande, Profesor de EADA Business School (Barcelona), escuela de negocios socia de CENTRUM Católica.
Los Clientes Freelance en las Organizaciones

 

Antonio Grande, Profesor de EADA Business School

Estas líneas las entenderán mejor aquellos que trabajan por su cuenta como freelance o autónomos. Aunque pensándolo bien, con los tiempos que corren cualquiera de nosotros es seguro que ha pasado por algo parecido.

Cuándo uno no tiene trabajo o se inicia en el mundo de los que trabajan por su cuenta, suele estar entusiasmado y entiende que quizá se deban hacer sacrificios para empezar. Se piensa en que se trabajarán más horas, se cobrará un poco menos, etc.

El problema es cuando surgen clientes o compradores que están dispuestos a aprovecharse, llegando al extremo de volverte loco. "Estamos en recesión, no hay mucho trabajo visible (porque trabajo oculto siempre hay), cada vez hay más competencia, etc." Me han dicho tantas veces el mismo discurso memorizado que a veces creo que lo deben dar en algún programa de tv o en algún audiocurso de los que se oyen por la noche. Se me ocurre un título: "cómo desmoralizar a tu futuro cliente para que acepte tu oferta".

Hablamos sobre clientes que te hacen perder dinero y es que tras varias experiencias propias te ofrecen propuestas por poner un ejemplo de USD 10 la hora y que te dan más problemas y dolores de cabeza que aquellos que si aceptan una tarifa normal o razonable. Ya no importa que hablemos de un proceso de selección, de hacerle un diagnóstico en su empresa o de la tarea que quieras imaginar de las que realiza un profesional de “gestión del talento”. Simplemente habrá problemas.

El motivo, no es que paguen poco. El motivo fundamental es que no valoran en absoluto ni al profesional ni la tarea encomendada. Y como consecuencia, no se hará caso de lo que se diga o proponga, se despreciará el trabajo realizado e incluso puestos a pedir, se pedirán cosas fuera de todo lo acordado. Total, ¿qué más le da?

Puede costar encontrar clientes, pero lo que si es cierto, es que no debemos conformarnos con los que nos ofrecen cosas para nada razonables, ya que aunque creas que lo calculas todo al milímetro con ellos para sobrevivir a ese precio, con este tipo de clientes siempre hay imprevistos.

Mi recomendación por sacar algo positivo de la experiencia: una vez calcules tú precio/hora no lo pisotees. Para asegurarte averigua lo que pide la competencia de tu nivel de experiencia y formación, puedes ser un poco más barato, pero no una ganga, pues te tocará pagar a ti la diferencia.

Sé que mucha gente no opinará igual que yo, que quizá hasta se critique que no se trabaje aunque sea por un dólar la hora, pero vuelvo a insistir que es mi opinión basada en mi experiencia y que lo único que busco es compartirla contigo por si te sirve o puede ayudar.

CENTRUM Católica no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Developed by VIS