Buscar:
Edición:
Blogs
10-Jul-2017
Los Bonos
Por Pablo Arana, Profesor de CENTRUM Católica.
Los Bonos

Existen muchas formas de financiarse en el mercado. No obstante, una de las más eficaces y menos comprendidas por el público en general son los bonos. Se encuentran muchas referencias acerca de emisiones de bonos estatales o corporativos, pero no se termina de entender dicho concepto. Lo interesante es que es muy parecido a un préstamo bancario, solo que a gran escala, y con sus propias características respecto a la devolución del dinero obtenido.

Lo primero que se debe saber sobre los bonos es que son instrumentos de deuda. Es decir, un gobierno o empresa emite bonos para captar recursos financieros y utilizarlos con fines de inversión, para posteriormente devolverlos según el cronograma que se haya definido, al costo financiero acordado. En el caso de las empresas, es importante aclarar que los bonos son un instrumento de deuda, ya que se deben registrar en el pasivo, y una vez terminados de pagar, la obligación desaparece. No ocurre lo mismo con las acciones que representan propiedad de la empresa, y los derechos de propiedad, voto y participación sobre las ganancias que le otorgan al accionista no vencen nunca (a menos que la empresa quiebre).

Además de lo anterior, los bonos se utilizan para recaudar grandes cantidades de dinero, a un costo competitivo. Una empresa puede ir a un banco, por ejemplo, a solicitar un préstamo de USD 10’000,000, pero, ¿qué pasaría si la empresa requiriese USD 500’000,000? Con volúmenes tan grandes, se suscitan una serie de problemas. Primero, ¿qué banco confiaría en entregar tanto dinero como préstamo a una sola empresa? Y aunque pudiera hacerlo, el costo de interés que pagaría la empresa financiada sería probablemente alto comparado con la posibilidad de emitir bonos al mercado. No se debe perder de vista que un banco sirve como intermediario financiero para el dinero. Es decir, el dinero que coloca como préstamos proviene, en su gran mayoría, de ahorros de personas. Por ello, el banco administra sus riesgos pagando tasas bajas a los ahorristas (por ejemplo 1% anual) y cobrando tasas altas a quienes se financian (por ejemplo 12% anual), ganando lo que se conoce como “spread financiero” (que para el ejemplo equivaldría a la diferencia de 11%).

Dicha emisión de bonos al mercado consiste en buscar directamente a los llamados “agentes superavitarios”, o aquellas personas y/o empresas que tienen recursos excedentes (o superávit de dinero), sin necesitar intermediarios como los bancos. De esta forma, se ahorra dinero en intereses, ya que, en caso de ser 6% la tasa pactada para la colocación de los bonos, los ahorristas ganan 6% en vez de 1%, y la empresa paga 6% en lugar de 12%.

La promesa de un bono consiste en comprometer una serie de pagos futuros durante un determinado período de tiempo, hasta devolver finalmente la totalidad del dinero en el último período de la operación financiera. Todos aquellos tenedores de bonos recibirán los pagos pactados, y así todos ganan dinero. Desde luego, la pregunta de por qué la empresa, si quiere captar grandes cantidades de dinero públicamente, no emite acciones para que los inversionistas las compren y así recauden los recursos necesarios. La respuesta es práctica y conveniente: las acciones representan propiedad de la empresa, por lo que una forma versátil y económica de recaudar dinero sin comprometer la propiedad de la compañía (y tener que lidiar con nuevos accionistas) es emitiendo bonos, instrumentos de deuda tan iguales en naturaleza como un crédito bancario. Simple y claro.

CENTRUM Católica no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Pablo Arana
Imagen de la sección

Pablo Arana es Magíster en Administración Estratégica de Empresas de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Máster en Liderazgo de EADA Business School, España; Licenciado en Administración y Negocios Internacionales de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas, Perú. Miembro de The International Honor Society Beta Gamma Sigma.

Especialista en temas relacionados a la gestión financiera, la optimización de costos, las finanzas corporativas, la evaluación de proyectos y el área logística. Ha sido Jefe de Servicios Financieros y Jefe de Logística en Cibertec Perú, además de Cost & Savings Focal Point en IBM. Cuenta con más de 7 años de experiencia docente.

Actualmente es Sub Director de Programas Online y Profesor del Área Académica de Finanzas, Contabilidad y Economía en CENTRUM Católica Graduate Business School.

Developed by VIS