Buscar:
Edición:
Prensa
Mujeres Fomentan un Mejor Clima Laboral en las Organizaciones
22-Ene-2018
Enfoque Preventivo de las Empresas para Favorecer el Medio Ambiente
04-Dic-2017
Violencia y Falta de Oportunidades Retrasan Progreso Social de las Mujeres
20-Nov-2017
El Emprendimiento Económico para la Mujer de Hoy
24-Oct-2017
Las Empresas Deben Apoyar la Libertad de Afiliación y el Reconocimiento Efectivo del Derecho a la Negociación Colectiva
18-Oct-2017
Las Empresas Deben Apoyar la Libertad de Afiliación y el Reconocimiento Efectivo del Derecho a la Negociación Colectiva
Ver más
Centro de la Mujer
18-Oct-2017
Las Empresas Deben Apoyar la Libertad de Afiliación y el Reconocimiento Efectivo del Derecho a la Negociación Colectiva
El Pacto Global asigna 04 principios al ámbito de las empresas en su relación con los trabajadores, porque resulta consustancial para el desarrollo equilibrado de las personas: el gozar de un empleo digno que le permita obtener recursos económicos para subsistir y crecer, indicó Cecilia Flores, Presidenta de WomenCeo Perú.
Las Empresas Deben Apoyar la Libertad de Afiliación y el Reconocimiento Efectivo del Derecho a la Negociación Colectiva

Hagamos un poco de historia para entender la importancia de este principio. Durante la Revolución Industrial (S. XVIII), la relación de los empleadores y  trabajadores  se basaba en un sistema de explotación. Ambos negociaban las condiciones del trabajo y ello exponía a los trabajadores aceptar términos deplorables del trabajo con tal de tener un empleo. Es en este contexto que surgen los sindicatos y la afiliación de los trabajadores, quienes pasaron de negociar de manera aislada e independiente, a negociar colectivamente. Así, los sindicatos se constituyeron  en los canales que viabilizaron el diálogo en pro de los intereses de los trabajadores frente al empleador. 

Sin embargo, al inicio la respuesta de los empleadores no fue positiva y buscaron evitar el reconocimiento de la negociación colectiva y el fuero sindical: es conocida la Ley Francesa de 1789 que vetaba y castigaba por la vía penal cualquier gremio o iniciativa creada para oponerse a los empleadores; así como  The Combination of Workmen Act, de origen  británico aprobada en 1799 y 1800, que declaraba la ilegalidad de todas las coaliciones (combinations) de trabajadores que tuvieran por objetivo regular las condiciones de trabajo con los empleadores, entre otras normas expedidas en Alemania e Italia que castigaban con pena de cárcel a quienes incitaran a otros afiliarse a un sindicato. El objetivo era utilizar al máximo la mano de obra del hombre con mínimas condiciones económicas y laborales para  maximizar utilidades económicas. Sin embargo, a partir de 1829 se fue dando un progresivo cambio, primero hacia un período de tolerancia, sin que importe reconocimiento, hasta la derogatoria de las mencionadas normas; todo lo cual trasciende  hasta el año 1948 cuando se eleva a categoría de Derechos Fundamentales, el de la libertad de afiliación y sindicación laboral.

Como se ha señalado en el Pacto Mundial para el Empleo, la negociación colectiva “es un elemento clave de una estrategia general para reducir las desigualdades, aumentar la participación de los salarios en el producto de las empresas y mejorar las condiciones de vida y de trabajo”.

En un último informe de la OIT con ocasión de los 60 años del Convenio núm. 98  que analiza el derecho a la sindicación y la negociación colectiva en el Siglo XXI, señala que durante su vigencia se muestra “un balance de contrastes” en la medida que  existe una limitada cobertura de trabajadores  y una mayor prevalencia de la economía informal que no permite su libre ejercicio habida cuenta que las empresas informales son las que menos reconocen los derechos laborales y recurren al abuso sistemático de las condiciones de trabajo. En este punto, el Estado peruano debería adoptar una estrategia efectiva de lucha contra la informalidad empresarial que se constituye en una cultura social del oportunismo y del abuso en todo orden de cosas y de manera particular, respecto a los derechos de los trabajadores a un empleo justo y digno; marcando diferencias con la pequeña, mediana y gran empresa formal sobre las que únicamente recae las labores de supervisión y fiscalización de las obligaciones laborales.

Cabe destacar que en el Perú, el 72% de la PEA (11.7 millones de peruanos) trabaja en empleos informales (INEI, 2017) cifra por demás preocupante para una país que se ha comprometido con la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible.

CENTRUM Católica no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Centro de la Mujer
Imagen de la sección

El Centro de la mujer es el Centro de Investigación de CENTRUM Católica que está orientado a la producción de conocimiento en temas de negocios con un enfoque de género, donde se busca generar herramientas para fortalecer y desarrollar las capacidades de las mujeres en el Perú. Como parte de sus actividades de reconocimiento de las actividades laborales de la mujer peruana, ha generado el espacio Mujeres Productivas, donde se presenta un secuencia de entrevistas a mujeres estudiantes del MBA, que destacan por su conocimiento intelectual y su desempeño y recorrido profesional, con objetivo es mostrar las diferentes potencialidades que poseen las mujeres, así como las dificultades y obstáculos que deben enfrentar a causa de los estereotipos de género, las múltiples tareas, entre otros. 

Lo más leído

Developed by VIS