Buscar:
Edición:
Blogs
24-Ago-2017
La Teoría Crítica en el Campo de la Gestión
La comprensión del campo de estudio de la gestión requiere una mirada curiosa, que permita conocer sus diversas posibilidades, sostuvo Valentina Schmitt, Profesora de CENTRUM Católica.
La Teoría Crítica en el Campo de la Gestión

La interdisciplinariedad en su composición permite diferentes interpretaciones, que incluso consideren sus diferencias hacia la construcción de una reflexión más profunda y completa. La intención es encontrar soluciones coherentes a los problemas de la sociedad y del mercado.

En los estudios organizacionales, un enfoque que se diferencia de la línea principal es la teoría crítica. A partir de ella se supone que las teorías organizacionales tienen el mercado como el determinante primero, en vez de ser este la sociedad.

Investigadores de la teoría crítica creen que los estudios predominantes de la gestión están fuertemente caracterizados por el sesgo funcionalista, en el que las organizaciones y sus teorías responden a las demandas del mercado. Bajo esta óptica las teorías organizacionales son fuerzas productivas que atienden las necesidades del mercado generando, sin embargo, la necesidad de invertir la óptica teniendo como determinante a la sociedad.

Como alternativa, en el campo de estudios organizacionales, la teoría crítica vendría a permitir el desarrollo de estudios amparados en una teoría social: bajo esa perspectiva la sociedad sería determinante del análisis organizacional  y no el mercado. El enfoque del análisis se centra en el estudio de las contradicciones que se presentan en las organizaciones, o en la forma en que el capitalismo se reproduce en estas mismas organizaciones. Los teóricos críticos proponen la autocrítica de la escritura, de los conceptos y de las propuestas que basan, la formulación de políticas públicas y, por consiguiente, el potencial de la justicia social. Entre algunos de los conceptos abordados en la línea crítica están las distintas formas de racionalidades, acciones, consensos y movimientos sociales.

En la proposición de su autor central, Habermas, la racionalidad sería amparada por el proceso de comunicación. La racionalidad comunicativa representaría una respuesta a los problemas generados por la acción racional. Así, desde una perspectiva se situaría la acción estratégica, amparada por la racionalidad instrumental, la monológica, la búsqueda del éxito e individualidad. De otro lado, la crítica estaría amparada en la acción comunicativa, la racionalidad sustantiva y la dialógica, buscando el entendimiento, y el interés colectivo.

El punto central de distinción entre las dos acciones está en la búsqueda para el entendimiento de los diversos actores y la centralidad en los aspectos valorativos - en detrimento de relaciones asimétricas de intereses y poderes. El acto comunicativo genera la discusión constructiva, por el acto de argumentación, y solución colectiva de problemas.

En la construcción de la colectividad, Habermas afirmó que los individuos buscan tener una identidad y preservarla. Por intermedio de la afirmación, por el actuar comunicativo, los actores manifiestan normas y principios interiorizados reflejando lo que entienden como su identidad. La identidad colectiva a su vez varía con el tiempo siendo factor regulador de la participación de los individuos en sociedades. En consecuencia, el aprendizaje social ocurre por la existencia de problemas sistémicos, o por nuevos niveles de aprendizaje.

La cognición en el actuar comunicativo está presente al punto en que los actores buscan satisfacer expectativas (de terceros) de comportamiento. Después de satisfechas las expectativas hay un proceso de reflexión; con la comprensión ocurre la aplicación de normas reflexivas. En este proceso hay una paradoja entre el "yo colectivo" y el "yo individuo". El gran desafío para los actores está en construir y mantener una identidad exitosa, que presente la capacidad de hablar y actuar permaneciendo idéntico sin ser afectado por factores externos. El "yo colectivo" depende del espíritu de sociedad, de ahí surgen las ideologías con la función de reequilibrar identidades del colectivo y de los individuos - lo externo con lo interno.

Por último, vale destacar que un punto central en la teoría crítica es que no acepta verdades absolutas, sino realidades dependientes de experiencias vivenciadas y contextos. Así, algunos de sus estudiosos creen que la Teoría Crítica no interesa a las empresas, pues éstas buscan verdades perennes.

CENTRUM Católica no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Valentina Schmitt
Imagen de la sección

Valentina Schmitt es Doctora en Administración de la Fundación Getulio Vargas, Brasil. Tiene un Máster y es Bachiller en Administración de la Universidade Federal de Santa Catarina, Brasil. Diplomada en Economía y Políticas Publicas de la George Washington University y en Gobernabilidad, Gerencia Política y Gestión Pública de la Fundación Getulio Vargas y de la George Washington University.

La profesora Valentina Schmitt ha realizado las capacitaciones de los equipos oficiales de minoristas y equipos de liderazgo en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Río 2016 en Brasil. Además, actuó como Gerente de Instalaciones en las Arenas de Río 2016.

Actualmente es Profesora e Investigadora en el Área Académica de Marketing, Ventas y Emprendimiento en CENTRUM Católica Graduate Business School.

Developed by VIS