Buscar:
Edición:
Blogs
13-Sep-2017
La Sostenibilidad en Women Ceo Perú
“Las empresas deben asegurarse de que sus empresas no son cómplices en la vulneración de los Derechos Humanos”.
La Sostenibilidad en  Women Ceo Perú

Cecilia Flores, Presidenta de WomenCEO Perú, comentó que el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, desarrolla el concepto de cómplice bajo tres acepciones: (i) la expresión o sensación de solidaridad respecto a un tema; (ii)  quien ejecuta o está asociado a un crimen cometido por dos o más personas; y, (iii) aquel que sin ser autor de un delito o falta, coopera con actos anteriores o simultáneos.

Es interesante conocer los tres supuestos en los que se manifiesta la complicidad y que se resumen en la solidaridad silenciosa, la acción propiamente dicha y quien impulsa o convalida el acto. Las empresas asumen un rol básico en la defensa y protección de los derechos de las personas y la sociedad en general. Muchas empresas sostienen que ellas no intervienen en actos indebidos o que afectan el derecho de las personas y que cuando ello puede presentarse se debe a “factores externos no imputables a su organización”. Empresas que fabrican sus productos en países o zonas con pésimas condiciones laborales; industrias cuya materia prima es fruto de la explotación de productos sensibles o en estado de extinción; que sacrifican la calidad o idoneidad de un producto por la ganancia; en suma, empresas que recurren a terceros quienes prestan servicios violando una serie de derechos, son una mínima muestra de cómo la complicidad puede constituirse en una práctica regular, aceptada pasivamente por muchos, incluso por la propia sociedad.

Hace poco, se dio a conocer una noticia respecto a las condiciones laborales con las que se producían las conservas de pescado en algunas fábricas maquiladoras asiáticas en las que se explotaba a las personas (trabajo forzado).  En mi siguiente compra, verifiqué el lugar de origen de la producción del producto de mi marca favorita y para mi sorpresa, era de origen asiático. No puedo decir categóricamente que esa empresa recurría o aceptaba esta  práctica, sin embargo, no niego que preferí cambiar de marca habida cuenta de la duda manifiesta. En una sociedad como la actual donde vivimos de la influencia informativa de las redes (en muchos casos poco fiables, pero virales al fin), me pregunto, ¿cuál sería el rol de una empresa diligente frente  a sus consumidores? Para mí  comunicar, de manera sistemática, las garantías que existen sobre sus productos, marcando así distancia de quienes recurren a prácticas indebidas, evitando que –como en mi caso-  la duda se imponga.

Las empresas no solo deben poner en práctica políticas de no complicidad o aceptación pasiva de estas prácticas inaceptables, sino que deben buscar formas creativas para garantizar a sus consumidores que ello es así.  Lo contrario, es correrse el riesgo de perder clientes, con sus consabidas pérdidas económicas y peor de credibilidad  y reputación. Cuesta muchísimo posesionar una marca, como para ponerla en riesgo por una pragmática política de reducción de costos.

Lo cierto es que, lamentablemente, en pleno Siglo XXI existen formas inaceptables de violación del derecho de la personas en la producción de bienes y servicios en su gran mayoría vinculado a actividades de empresas ilegales. Uso de mano de obra infantil en trabajos riesgosos, formas de esclavitud… vergonzoso, pero real. Es conocida la existencia de plantaciones agrícolas en un vecino país, que somete a sus trabajadores a jornadas de más de 12 horas diarias, sin poder retornar a sus hogares sobre la base de la existencia de “servidumbres por deudas”, formas sofisticadas de llamar a la esclavitud. Café, cacao, chocolate son alguno de los productos que se logran bajo estas modalidades.

Recordemos, la defensa de los derechos humanos  nos compete a todos. Es la base y sustento de una sociedad desarrollada. No existe justificación para mirar al costado, cuando se es  consciente que para lograr algo se discrimina, explota, maltrata o se hace algo indebido respeto al derecho de alguna (s) persona (s) que participa (n) en ello. Y los consumidores somos los grandes supervisores prácticos de que esta premisa básica de sana convivencia, sea una realidad.

CENTRUM Católica no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Cecilia Flores
Imagen de la sección

Cecilia M. Flores Castañón, es abogada especializada en Derecho Corporativo, de Recursos Naturales y Pueblos Indígenas. Socia principal en Perú de Cremades & Calvo Sotelo –Abogados España, ha tenido a su cargo la dirección jurídica de empresas multinacionales y entidades estatales. Directora de empresas, consultora y conferencista, es la presidenta de WomenCeo Perú, una asociación que promueve la presencia de la mujer en la Dirección y Gerencia de empresas e instituciones en general. Es autora del libro “51 peruanas en España: Testimonio de éxito” primer libro sobre liderazgo de mujeres peruanas en el exterior.

Developed by VIS