Buscar:
Edición:
Ricardo Pino
25-Jun-2018
La Excepción que Confirma la Regla
Cuando alguien trasgrede normas, no es extraño escuchar, de quien justifica esta acción que se trata de “la excepción que confirma la regla”, comentó Ricardo Pino, profesor de CENTRUM PUCP.
La Excepción que Confirma la Regla

Todo sistema necesita reglas para funcionar. A veces, estas reglas se aprenden por prueba error, como cuando un niño prueba tierra o arena, solo para terminar dándose cuenta de que no es lo mejor para él, porque le hace sentir dolor de estómago. En las organizaciones también se aprende por prueba error, por ejemplo, cuando se hacen cotizaciones a los clientes y al inicio se pierde, pero este aprendizaje sirve para afinar las siguientes cotizaciones hasta encontrar la relación calidad - precio a ofrecer que esté acorde a las necesidades del cliente. Este aprendizaje organizacional se va convirtiendo en políticas, procedimientos y normas. Las normas son, por tanto, reflejo del aprendizaje colectivo y existen para asegurar que se puedan tomar decisiones sin considerar todas las opciones posibles. Esto permite el ahorro de tiempo y recursos, así como incrementa la probabilidad de coronar con éxito una gestión.

Sin embargo, cuando alguien trasgrede una de estas normas, no es extraño escuchar, de quien justifica esta acción, que se trata de “la excepción que confirma la regla”. Es como si se considerara que toda regla debe tener una excepción porque no se puede ser tan rígido y un poco de flexibilidad no es tan malo. Esto podría ser cierto en escenarios inciertos, para los que no se tiene la seguridad de que las reglas establecidas vayan a permitir una adecuada toma de decisiones, pero no cuando la situación de incumplimiento es similar a la que dio origen a la norma.

¿Por qué tendemos a pensar que una excepción, sobre todo la primera vez que ocurre el incumplimiento, es aceptable? Probablemente, porque esto es lo que ocurre cuando uno realiza análisis estadístico de datos, en los que siempre se presenta variabilidad en los resultados. Al establecer una regla de decisión se determina un margen de variabilidad aceptable, que suele ser el promedio de los resultados obtenidos más y menos tres veces la desviación estándar. Si la distribución de los datos es normal, cumpliendo la regla de aceptación se encontrará el 99.73% de los datos, quedando un 0.27% fuera de los límites. Si, como resultado, se obtuviera uno de estos valores extremos, podría aceptarse diciendo que es la excepción que confirma la regla.

Sin embargo, cuando se trata de establecer reglas de comportamiento, si se permitiese aceptar una excepción a la regla, lo más probable sea que haya que ceder, en el futuro, a otras excepciones, ya que incumplir una vez solo hará que este caso se tome como argumento para permitir una segunda excepción y, con esto, dejar de cumplir la norma. Como un profesor de Harvard dijo una vez “es más fácil cumplir una regla de decisión el 100% de las veces que el 98% de las veces”.

CENTRUM PUCP no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Ricardo Pino
Imagen de la sección

Ricardo Pino es Doctor of Business Administration, Maastricht School of Management, The Netherlands. Doctor en Administración Estratégica de Empresas, Pontificia Universidad Católica del Perú. Master of Philosophy, Maastricht School of Management, The Netherlands. Magíster en Administración, Universidad del Pacífico, Perú. Ingeniero Industrial, Pontificia Universidad Católica del Perú. Diplomado en Gestión e Ingeniería de la Calidad, Pontificia Universidad Católica del Perú. Certified Quality Engineer, American Society for Quality (ASQ-USA).

Actualmente es Director de Investigación y Profesor Investigador en el Área Académica de Operaciones, Logística y TICS de CENTRUM Católica Graduate Business School.

Developed by VIS