Buscar:
Edición:
Prensa
03-Sep-2017
La Cultura Familiar y su Impacto en los Negocios
Existen rasgos culturales o comportamientos disfuncionales, que están clasificados en cinco tipos de culturas familiares, señaló Enrique Mendoza, Gerente de Dvalor Consultoría.
La Cultura Familiar y su Impacto en los Negocios

¿Cuáles son las culturas disfuncionales?

Informal, conservador, paternalista, conflictiva y centralista, y estos tipos de cultura afectan de una u otra manera, o en mayor y menor grado a la conducción de los negocios, al desarrollo de los negocios, al crecimiento, a la implementación de estrategias.

Agregó que una manifestación de cultura informal, se produce cuando el padre o líder de la familia empresaria no respeta jerarquías, y se involucra pasando por encima del hijo, que es el gerente comercial por ejemplo y cambia sus directrices, o algunas órdenes impartidas en la empresa, y eso puede generar conflictos entre los dos, o generar impacto negativo en el negocio en sí.

Otro ejemplo de la cultura informal es cuando los familiares no se preparan cuando hay reuniones de comité directivo o del directorio, por su simple creencia que son familiares y no tienen necesidad de prepararse, y eso puede afectar en gran medida a la demora de toma de decisiones.

En tanto, dijo que la cultura paternalista, es cuando los padres sin ningún tipo de justificación mal crían a los hijos desde la temprana edad y van creando ciertos comportamientos “burgueses” de los hijos que van en contra del sacrificio o del involucramiento que ellos deben de tener en los negocios, y eso por ejemplo puede afectar la sucesión de la empresa familiar.

La cultura centralista, explicó se da generalmente con el líder, que es quien concentra poder y no delega las principales funciones, y eso también puede afectar la toma de decisiones, o la conducción de cada una de las áreas de la empresa.

La cultura conservadora, dijo es cuando el grupo familiar se opone a cambios innovadores, y un ejemplo concreto de ello es no contratar ejecutivos externos en puestos estratégicos.

“La última cultura que creo es más perjudicial es la cultura conflictiva,  porque crea conflictos disfuncionales dentro de la organización, cuando se producen resentimientos disfuncionales, y eso impide que de alguna u otra manera salgan cosas positivas de esa discusión”, precisó Mendoza.

Asimismo, comentó que próximamente estará empezando el “Programa de Entrenamiento para las Empresas Familiares”, que se enfoca en la acción a enseñar a la familia empresaria a identificar el talento y a desarrollar este grupo humano llamado familia, y también a crear el contexto adecuado, a crear la estructura organizacional que pueda administrar el ámbito familiar, la problemática familiar, o la problemática empresarial.

Vea la entrevista en CENTRUM Tv. Hacer clic

CENTRUM Católica no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Developed by VIS