Buscar:
Edición:
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Blogs
07-Ago-2018
El Trabajador que se Autocontrola
Una de las principales funciones de un jefe es controlar el trabajo de sus subordinados, ya que no basta con delegarles tareas y esperar que estas se realicen a tiempo y con la calidad requerida, dijo Ricardo Pino, Profesor de CENTRUM PUCP.
El Trabajador que se Autocontrola

(foto:elcomercio.pe)

Buena parte del tiempo de un jefe suele estar dedicado a asegurarse que sus subordinados trabajen como se espera que lo hagan. Cabe preguntarse si existirá una forma para lograr que los subordinados se controlen a sí mismos, lo que liberaría tiempo del jefe y, muy probablemente, incrementaría la satisfacción del trabajador con las tareas que realiza.

Peter Drucker propuso que sí es posible lograr que un trabajador se autocontrole, para lo cual deben cumplirse las siguientes tres condiciones:

  1. El trabajador debe tener claro lo que debe lograr: Difícilmente un trabajador realizará una sola tarea, así que será necesario explicar en detalle, y especificarle las tareas que debe realizar. Deben fijarse metas de desempeño, usualmente en tiempo, costo y especificaciones de entrega de los resultados. Al trabajador no deben quedarle dudas de lo que debe alcanzar. Jefe y subordinado deben reunirse para asegurar que todos los aspectos de las tareas a ejecutar hayan sido debidamente entendidos. El jefe debe pedir al subordinado que le explique los objetivos a lograr, para asegurarse que estos fueron bien comprendidos.

  2. El trabajador debe contar con las competencias para realizar las tareas que le permitirán lograr los objetivos trazados: Este es un aspecto que muchas veces queda de lado, ya que muchos jefes suelen encargar tareas a sus subordinados para las que no han sido previamente calificados, lo que garantiza que no se obtengan los resultados previstos. Peter Drucker decía “Si uno de sus trabajadores no realiza bien una tarea, Ud. no tiene nada que reprocharle, ya que fue Ud. quien lo puso a realizar dicha tarea”.

  3. El trabajador debe recibir retroalimentación oportuna respecto a los resultados que está obteniendo al realizar sus actividades: Este es un aspecto fundamental, ya que solo podemos gestionar lo que medimos. Para cada objetivo planteado debe formularse al menos un indicador de desempeño que mostrará cómo se está avanzando hacia el logro de dicho objetivo. Además, este indicador debe proporcionar información en tiempo real al trabajador, para que este pueda ajustar sus actividades de acuerdo a los resultados que muestren los indicadores. Así, podría solicitar apoyo en caso de requerirlo o tomar acciones correctivas según corresponda, detectando oportunamente desviaciones a lo planificado.

Corresponde a los jefes asegurarse que con sus subordinados cumplan con las tres condiciones antes mencionadas. Al hacerlo, liberarán tiempo valioso para dedicarlo a otras actividades fundamentales, como dirigir la mejora continua, por ejemplo. Por otro lado, mejorarán la satisfacción del trabajador y aumentarán la probabilidad de éxito en la ejecución de las tareas.

CENTRUM PUCP no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Ricardo Pino
Imagen de la sección

Ricardo Pino es Doctor of Business Administration, Maastricht School of Management, The Netherlands. Doctor en Administración Estratégica de Empresas, Pontificia Universidad Católica del Perú. Master of Philosophy, Maastricht School of Management, The Netherlands. Magíster en Administración, Universidad del Pacífico, Perú. Ingeniero Industrial, Pontificia Universidad Católica del Perú. Diplomado en Gestión e Ingeniería de la Calidad, Pontificia Universidad Católica del Perú. Certified Quality Engineer, American Society for Quality (ASQ-USA).

Actualmente es Director de Investigación y Profesor Investigador en el Área Académica de Operaciones, Logística y TICS de CENTRUM Católica Graduate Business School.

Developed by VIS