Buscar:
Edición:
Noticias del Día
03-Abr-2018
El Long Tail y la Multiplicidad de Oportunidades
La fuerza de los proyectos más innovadores surge desde la perspectiva de la oportunidad para el individuo de transformar él mismo su necesidad en un proyecto viable e ilusionante, sostuvo Daniel Pujol, Asesor del Departamento de Marketing Internacional y Admisiones de EADA Business School.
El Long Tail y la Multiplicidad de Oportunidades

 

Daniel Pujol, Asesor del Departamento de Marketing Internacional y Admisiones de EADA Business School.

 

En 2004 el periodista y emprendedor Chris Anderson acuñó por primera vez el término Long tail (Larga cola) para referirse a la tendencia de los nuevos modelos de negocio en poner su atención no en la curva de la demanda en mercados masivos con productos estándares, sino más bien en ofrecer mayor variedad de productos y servicios a un cliente mucho más segmentado, o dicho de otro modo, la oportunidad de mercado no está centrada en el volumen sino en la diversidad, el nicho en lugar del objetivo de masas.

Por supuesto es algo que aún no podemos aplicar en todos los sectores ya que se produce en proporción del grado de digitalización del sector. Cuanto más sensible es un sector a la digitalización mayor oportunidad de personalización y particularización obtenemos. Eso tiene su explicación en que los productos tradicionales procedentes de sectores poco “digitalizables” como el industrial, requieren de una mayor estructura productiva y al mismo tiempo incorporan en su cadena de valor elementos poco maleables, si bien es cierto que el desarrollo tecnológico sigue modificando y optimizando gran parte de sus procesos.

Esta posibilidad de personalización de los productos y servicios vuelve a situar al individuo, con sus inquietudes, necesidades y emociones, en el centro de interés de la actividad productiva. Pero además, eso genera una enorme multiplicidad de oportunidades desde la perspectiva del mismo individuo. No solo en obtener de otros aquello que espera o necesita, sino de ser él mismo el generador de aquello que (espera o necesita) y a la vez hacer partícipe de ello a sus semejantes.

 

En 2006, Timo Buetefisch, un alemán afincado en Barcelona, tuvo que prescindir de su motocicleta durante tres semanas mientras se reparaba en el taller. Pidió al mecánico si había la posibilidad de poder tomar prestada una motocicleta de sustitución durante aquel periodo, pero solo podían facilitarle un auto. Existía también la opción de rentar un coche o desplazarse en transporte público pero ninguna de esas opciones satisfacía su particular necesidad en ese momento en concreto, requería una respuesta adaptada y “customizada” que no solo tenía que ver con la necesidad de desplazarse sino en cómo lo hacía y qué ventajas le suponía hacerlo en un modo concreto. De esa experiencia cotidiana, surgió una idea que se convirtió en un proyecto viable para sí mismo y para los demás. Hoy es CEO de una de las start-up más prometedoras, innovadora, sostenible y comprometida con el entorno: eCooltra. Un servicio de alquiler por uso de motocicletas eléctricas que cuenta ya con una flota de unas 14,000 ejemplares en seis países. Para disponer del servicio solo es necesario descargar la aplicación en el celular y desde allá uno puede hacer el registro, subir la documentación, encender la motocicleta y abrir la trampilla para el casco. El pago es por uso y por minuto, y en todo momento, a través del servicio de geolocalización, puedes saber cuál es la motocicleta más cercana.

La fuerza de los proyectos más innovadores no surge siempre de una perspectiva de la oportunidad de mercado, sino desde la perspectiva de la oportunidad para el individuo de transformar él mismo su necesidad en un proyecto viable e ilusionante.

CENTRUM Católica no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Lo más leído

Developed by VIS