Buscar:
Edición:
Noticias del Día
03-Jun-2018
El Liderazgo que Necesita el Fútbol Peruano
¿Qué tiene de particular ese liderazgo? ¿Por qué en esta ocasión se logró un objetivo a pesar de las dificultades y debilidades?, dijo Enrique Mendoza, DBA CENTRUM PUCP y Gerente de Dvalor Consultoría.
El Liderazgo que Necesita el Fútbol Peruano

 

Enrique Mendoza, DBA CENTRUM PUCP y Gerente de Dvalor Consultoría

 

Nadie puede discutir que gran parte del éxito obtenido por nuestra selección al clasificar al mundial de Rusia 2018 se debe al liderazgo de su entrenador Ricardo Gareca. Pero ¿qué tiene de particular ese liderazgo? ¿Por qué en esta ocasión se logró un objetivo a pesar de las dificultades y debilidades? De nuestra experiencia y lo evidenciado durante el proceso clasificatorio, podemos afirmar que el entrenador ejerció un liderazgo donde destacan dos atributos claves: (a) disciplinado y (b) emocional.

¿Cómo definiríamos estos atributos que son tan potentes que permiten conseguir un objetivo de esa dimensión? Ejercer un liderazgo disciplinado implica ejercer la autoridad que me brinda mi condición, para aplicar las medidas correctivas que correspondan si alguien del equipo no cumple con las reglas de respeto al colectivo, así como con el nivel de compromiso necesario para lograr el objetivo común. Por ejemplo, Ricardo Gareca ejerció este atributo de liderazgo cuando no consideró en futuros partidos del proceso eliminatorio a dos jugadores que se alejaron del comportamiento profesional que un jugador de fútbol debe tener en este tipo de procesos. Ellos sintieron ese liderazgo, cambiaron su actitud y regresaron, estando presentes en el partido del 15 de noviembre que nos llevó al mundial.

Por otro lado y con la misma rigurosidad, Ricardo Gareca, también tuvo la sensibilidad de manejar las emociones de otros jugadores. Esto se puede evidenciar cuando logró, a pesar de su juventud, que desarrollen su talento en los momentos más difíciles de la clasificación y consigan un resultado impensable en Quito, plaza en la cual nunca habíamos logrado un triunfo. Estoy seguro que en esa etapa del proceso Ricardo Gareca tuvo la empatía emocional para ser asertivo con estos jugadores y lograr un alto nivel de motivación que les permitió dar lo mejor de sí en dichas circunstancias. Jorge Valdano señaló muy acertadamente, que “un equipo es un estado de ánimo y un entrenador es un gestor emocional”. Al respecto Álvaro Merino, ex directivo de la escuela de negocios del Real Madrid, complementa al campeón mundial del 86, agregando que “con los deportistas es importante detenerse en el hecho de entender que son personas jóvenes en muchos casos, que aún no han tenido una madurez personal y están sometidos a situaciones de elevada exigencia personal y deportiva”.

Como podemos inferir, este estilo de liderazgo es clave en un equipo profesional, pero creemos que adquiere mayor relevancia en el fútbol formativo, donde niños y jóvenes menores de edad luchan día a día por abrirse camino en un ámbito altamente competitivo. Los entrenadores de dichas categorías deben ser conscientes y tener interiorizado que requieren trabajar aspectos que van más allá del desempeño técnico y que además del liderazgo disciplinado, deben ejercer el emocional, ya que solo así podrán fortalecer la inteligencia emocional de sus pupilos, que en el futuro lo van a necesitar para manejar situaciones de estrés y desarrollar su talento en momentos de alta presión.

Es necesario que este tipo de liderazgo sea ejercido en las divisiones menores del fútbol del país, donde los responsables de estos equipos además de enfocarse en cuestiones técnicas, deben ser conscientes que el principal factor de éxito de un profesional de élite está en la capacidad de autoconocimiento, automotivación y autocontrol para evitar que la angustia interfiera con el desarrollo y ejercicio de su talento en situaciones difíciles. Si deseamos que la realidad actual que está viviendo el fútbol peruano sea sostenible en el tiempo y que no tengamos que esperar 36 años para ir nuevamente al mundial, la Federación Peruana de Fútbol no solo debe preocuparse porque los entrenadores de la selección de mayores ejerzan este tipo de liderazgo, sino que debe asegurarse que se extienda a todos los niveles de nuestro fútbol, sobre todo al fútbol formativo.

CENTRUM PUCP no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Developed by VIS