Buscar:
Edición:
Blogs
16-Ago-2017
El Largo Plazo También Importa
La discusión económica actual está dominada por las urgencias del corto plazo, habida cuenta de la desaceleración actual del PBI, sostuvo el Director de CENTRUM Investigación, Kurt Burneo.
El Largo Plazo También Importa

Sin dejar de reconocer la necesidad de incrementar la tasa de crecimiento actual del PBI, comparativamente, no se dice mucho respecto al PBI potencial; asunto importante no solo porque este constituye un insumo indispensable para la gestión macroeconómica, sino porque el producto potencial se convierte en una limitante de la dinámica del PBI en el corto plazo. Plantearé estos asuntos a continuación.

El PBI de corto plazo viene desacelerándose sostenidamente, de la mano con la caída de la inversión privada desde hace tres años, la caída de las exportaciones y la desaceleración del consumo privado. Por ello, el crecimiento del producto este año estará en alrededor del 2%.  Esta desaceleración responde a tres  factores: el sobreajuste fiscal en el último cuatrimestre del 2016, el llamado efecto Odebrecht y la generalizada desconfianza generada y, finalmente, el efecto de El Niño costero, que destruyó capacidad productiva del país, afectando adversamente la capacidad de  generación de flujos de producto futuros. El punto es que la limitante para el  crecimiento del PBI en el corto plazo, sin generar sustantivas presiones inflacionarias, proviene del producto potencial o de pleno empleo, debiendo ser la expansión de este último un objetivo explícito de política macroeconómica.

¿Qué es el producto  potencial? Es el resultante del pleno uso de los factores productivos con que cuenta el país, y resulta muy útil su estimación, por ejemplo, para fines de la política fiscal, para identificar la posición de la economía en el ciclo económico, o en el caso de la política monetaria, permite  identificar desequilibrios, como excesos de demanda o de oferta, y de esa manera identificar presiones inflacionarias o, por ejemplo, en el caso del mercado laboral, para prever situaciones futuras de desempleo o subempleo. Por otro lado, el crecimiento del producto potencial ha sido volátil: de un promedio de 4.5% en el periodo 2000-2006, pasó a 6.2% en el 2007ya 6.38% en el 2009, a 4.7% en el 2014 y a 4% en el 2016. Dicho en simple, se ha venido reduciendo nuestra capacidad instalada, o para los que gustan de ver la economía con más rigurosidad técnica, es como si se hubiese contraído nuestra frontera de posibilidades de producción.

De los datos presentados, se puede inferir que si no se hace nada sobre los determinantes del PBI potencial; esto es, sobre el stock de capital físico y humano, así como sobre la productividad factorial;  nuestras aspiraciones de crecimiento no podrán ir más allá del 4% anual, porque a tasas mayores las presiones inflacionarias por costos, por ejemplo, por el lado de la energía eléctrica al comprarse toda la oferta de energía disponible, como también presiones de demanda al acelerarse el consumo privado, por ambos efectos, la tendencia de los precios irá en línea con las presiones antes descritas.

Queda claro, entonces, que si bien es fundamental resolver la desaceleración del PBI de corto plazo, por estrategia, el MEF debería también hacer explícita la decisión de expandir el producto potencial o de largo plazo. De no preocuparse por ello, la actividad económica anual no podrá crecer más allá del 4%, y si  consideramos que, dada la actual estructura sectorial productiva del país, debería el PBI ¿crecer cuando menos al 5% anual, para generar la demanda de empleo ¿suficiente para absorber a los entrantes anuales a la población económicamente activa (PEA); no preocuparse por el PBI  potencial nos condenará a un mayor deterioro del mercado laboral, con un subempleo que seguirá creciendo sostenidamente en el tiempo. La idea al final es no tener más de lo mismo.

Vea la publicación completa en diario Gestión del 16 de agosto de 2017. Hacer clic

CENTRUM Católica no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Kurt Burneo
Imagen de la sección

Kurt Burneo es Doctor en Administración y Dirección de Empresas de la Universidad Ramón Llull-Esade, España, Magíster en Economía de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Ex becario Escola de Posgraduacao Economía de la Universidad de Sao Paulo, Brasil, Economista de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Perú.

Actualmente se desempeña como Director de Investigación, Profesor e Investigador del Área Académica de Finanzas, Economía Empresarial y Contabilidad en CENTRUM Católica Graduate Business School. Del mismo modo, es consultor en temas económico-financieros del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SERNANP), del Instituto Nacional de Calidad (INACAL), de Industrias Nettalco, entre otros, y Asesor de la presidencia del directorio de la empresa Grupo Comercial Malsa S.A.

Developed by VIS