Buscar:
Edición:
Columnas de Opinión
14-Jun-2018
De la Competencia a la Coopetencia
La teoría de la (coopetición) de Adam Branden y Barry Nalefuff, nos explica que la idea de que tú ganas si tus competidores pierden, es muy básica y sobre todo simplista., indicó José Luis Matos Carrasco, DBA Semipresencial I, Gerente General de JM Consulting.
De la Competencia a la Coopetencia

 

José Luis Matos Carrasco, DBA Semipresencial I, Gerente General de JM Consulting

 

“El objetivo es desarmar y destruir al enemigo”, lo decía Karl Von Clausewitz, en su famoso libro sobre la guerra, pensamiento predominante en los negocios.

La competencia entre las empresas, es un tema muy estudiado en el managament, tenemos por ejemplo el libro Marketing Warfare de Al Ries y Jack Trout, que nos muestra casos de competencia entre empresas, como es Coca-Cola Vs Pepsi, Mc Donald´s Vs Burguer King y Wendy´s, IBM Vs Apple, entre otros; y como usan cada una de estas empresas las tácticas y estrategias que les permita la victoria. Otro libro es The War of Talent de Ed Michels, Helen Handfield-Jones y Beth Axelrod, consultores de Mc.Kinsey que durante 5 años, analizaron a más de 120 compañas y entrevistaron a 13,000 ejecutivos, sobre como administran el talento en esas organizaciones y nos muestran sus recomendaciones para poder ganar esta guerra del talento entre las empresas, proponiendo employee value proposition (EVP).

La teoría de la (coopetición) de Adam Branden y Barry Nalefuff, nos da otro enfoque, en donde nos explica que la idea de que tú ganas si tus competidores pierden, es muy básica y sobre todo simplista. Se puede competir y cooperar al mismo tiempo, combinando las ventajas de ambos conceptos para lograr un mercado lo más grande posible, obteniendo así un beneficio.

Actualmente, las empresas están definiendo cuál es su ventaja competitiva, que actividades son claves para poder mantenerlas, mientras que las demás actividades que no aportan valor y no son claves, la están subcontratando verticalmente, pero no solo subcontratan verticalmente, si no también horizontalmente, ya el competidor no es el enemigo a vencer, ahora la llamada competencia, pasa a llamarse coopetencia, (colaboro y compito a la vez) con el fin de poder atender las necesidades de quien ahora manda en el mercado, el cliente.

Entonces, la pregunta es ¿por qué colaboran los competidores? Hasta los años 70, quien mandaba era el fabricante, luego a partir de los años 80, quien mandaba eran los detallistas o las grandes tiendas, a partir del 2000, el cliente es quien manda, con el poder de la información y conocimiento, es por ello la necesidad que tienen las empresas que antes eran competidores, ahora son coopetidores.

Ahora la competencia se da entre las propuestas de valor hacia el cliente, y para construirlas se tiene que involucrar mucha gente, por ejemplo el acuerdo entre el grupo PSA Peugeot - Citroën y Toyota que en el 2012, que firmaron un acuerdo de colaboración y pudieron presentar en el 2016, los nuevos modelos como el Citroën Spacetourer, Peugeot Traveller y Toyota Proace disponibles en versiones Combi, para un uso particular, y en versión Shuttle, para un uso profesional. El Toyota Proace estaba basado, desde 2013, en los Peugeot Expert y Citroën Jumpy entonces existentes. Para ambos grupos empresariales, el objetivo de esta colaboración es ofrecer un producto competitivo en los segmentos de los vehículos comerciales de tamaño medio, shuttle y combi, gracias a la optimización de los costes de desarrollo y fabricación. Los vehículos se producen en la fábrica de PSA Peugeot Citroën de Sevelnord, situada en Valenciennes (Francia). Mientras que Toyota Motor Europe ha participado en los costes de desarrollo y en las inversiones industriales de estos nuevos vehículos, que comparten todas las características técnicas y motorizaciones, además de los equipamientos.

Hay más ejemplos como Sony y Philips en el desarrollo de los DVD, así como también hay cooperación de distintos sectores, como Toyota con Zara, al introducir ésta los últimos avances del lean manufacturing del sector de automoción en su cadena de suministro.

Competir es bueno, siempre competimos, desde que tenemos razón, desde que fuimos concebidos, la competencia está en nosotros, pero también es bueno cooperar, cooperando podemos llevar mejores productos al mercado y por lo tanto dando beneficios al cliente, como decía en la película El Padrino II, Michael Corleone “mantén a tus amigos cerca, pero a tus enemigos aún más cerca”.

CENTRUM PUCP no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Developed by VIS