Buscar:
Edición:
Blogs
18-Ene-2018
Cooperación para el Desarrollo Sostenible de las Regiones
Las cooperativas resultan del esfuerzo colectivo de agentes productivos en busca de mejores resultados para sus actividades, sostuvo Valentina Schmitt, Profesora e Investigadora de CENTRUM Católica.
Cooperación para el Desarrollo Sostenible de las Regiones

Los países sudamericanos, en general, tienen un gran desafío que es la búsqueda de mecanismos de desarrollo sostenible. Al final, para los gestores nada es mejor que posicionar su organización en un ambiente sano que les permita el desarrollo de sus actividades a largo plazo.

Sin embargo, se constata que el histórico de los procesos de desarrollo presenta bases fuertemente relacionadas al modelo de producción en que prevalecen intereses económicos en detrimento de aspectos sociales y ambientales. En los países en desarrollo especialmente existe una fuerte tendencia a la reproducción de los modelos procedentes de países desarrollados, que no son necesariamente adecuados a largo plazo a las demandas de los territorios e individuos. Esta realidad genera un contexto de no sostenibilidad o inadecuación a los territorios.

En los modelos de desarrollo predominantes, en muchos casos, la economía se entiende como un fin para el mantenimiento de la vida asociada. El comercio es el eje central de la economía, que carece de cambios en su concepción, estructuración y operación, así como en los estilos de vida. En ese contexto, el desafío es el fortalecimiento de los lazos sociales, la movilización de los actores y la valorización del patrimonio territorial. Este aspecto se vuelve especialmente cierto cuando el aspecto de la colectividad se nota como característica central de las comunidades.

En términos de gestión y sostenibilidad, sobre todo de regiones más carentes de recursos financieros, pero favorecidas en términos sociales y ambientales, una alternativa compatible puede ser las cooperativas. Como alternativa a los pequeños y medianos productores, las cooperativas resultan del esfuerzo colectivo de agentes productivos en busca de mejores resultados para sus actividades. La formación de asociaciones tiene como característica central el desplazamiento del principio de competitividad, predominante en los ambientes de producción, para la cooperación y la conjunción de intereses. Diversos agrupamientos productivos han sido formados, amparados en dimensiones territoriales o incluso en aspectos culturales, dando origen a distintos arreglos y redes de cooperación.

En términos de contribución a la mejora de regiones menos favorecidas, la organización de la comunidad en cooperativas contribuye al desarrollo territorial sostenible y promueve un ambiente ecológico viable, pues logra unir la necesidad de cambio de la realidad de los individuos a la tradición local, contrariando la perspectiva predominante de irrespeto a las características inherentes al territorio.

Al trabajar en conjunto, miembros de una misma comunidad pueden unirse en torno a la necesidad de realizar una actividad generadora de ingresos, que sea también sostenible. Con procesos educativos, el comportamiento de los individuos puede ser definido en valores que se diseminan en el grupo, y en su entorno. Así, con la diseminación de información y cambio de comportamientos, los individuos se vuelven protagonistas en la generación de mejoras para su entorno.

En el Perú esta propuesta es especialmente válida al considerar su riqueza cultural, diversidad de espacios que demandan avances en términos de desarrollo - considerando aspectos sociales, económicos y ambientales. Valorizar el esfuerzo cooperativista permite la generación de ingresos, el mantenimiento de economías en espacios hasta entonces más carentes de alternativas y, paralelamente, el mantenimiento de mejoras sociales por intermedio de la valorización de especificaciones territoriales. Esta realidad es presente, o pasible de desarrollo, cuando se considera la relevancia de la producción artesanal o agrícola de pequeña escala del país. Al generar nuevas agrupaciones, se posibilita la creación de nuevos productos y consecuentemente acceso a nuevos mercados anteriormente impensados.

CENTRUM Católica no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Valentina Schmitt
Imagen de la sección

Valentina Schmitt es Doctora en Administración de la Fundación Getulio Vargas, Brasil. Tiene un Máster y es Bachiller en Administración de la Universidade Federal de Santa Catarina, Brasil. Diplomada en Economía y Políticas Publicas de la George Washington University y en Gobernabilidad, Gerencia Política y Gestión Pública de la Fundación Getulio Vargas y de la George Washington University.

La profesora Valentina Schmitt ha realizado las capacitaciones de los equipos oficiales de minoristas y equipos de liderazgo en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Río 2016 en Brasil. Además, actuó como Gerente de Instalaciones en las Arenas de Río 2016.

Actualmente es Profesora e Investigadora en el Área Académica de Marketing, Ventas y Emprendimiento en CENTRUM Católica Graduate Business School.

Developed by VIS