Buscar:
Edición:
Blogs
14-Ago-2017
Controlar lo Producido es Mejor que Controlar el Comportamiento
El mundo interconectado hace posible acceder a cualquier información que necesitemos. En las organizaciones, esto ha originado que existan mayores fuentes de distracción para los trabajadores.
Controlar lo Producido es Mejor que Controlar el Comportamiento

El mundo interconectado hace posible acceder a prácticamente cualquier información que necesitemos. En las organizaciones, esto ha originado que existan mayores fuentes de distracción para los trabajadores. Al ingresar a una empresa no es extraño encontrar trabajadores con su celular en la mano informándose de la vida de sus seres queridos y artistas favoritos, coordinando con algún familiar o amigo qué hacer después del trabajo, etc. Si consideramos que esta fuente de distracción se ha añadido a la tradicional, en la que los trabajadores toman tiempo para conversar de temas personales, fumar, tomar un café, o simplemente dejar de pensar en el trabajo por momentos, tendremos una aparente pérdida de productividad.

Ante esto, algunas empresas están optando por restringir las libertades de los trabajadores, prohibiendo el uso del teléfono para temas que no sean de trabajo, limitando el acceso a internet en la oficina y sancionando la pérdida de tiempo cuando se encuentra al trabajador distraído de sus labores. La efectividad de estas medidas es limitada, entre otras razones, porque la tecnología es asequible y permite al trabajador depender cada vez menos de los servicios y equipos que la empresa le suministra. Otro problema con las medidas tomadas es que obligan a que la empresa cuente con supervisores que estén controlando lo que los demás trabajadores hacen, lo que genera costos para la empresa, así como malestar y desmotivación para el trabajador.

Por estas razones, hoy se hace más necesario que nunca dar libertad a los trabajadores y evaluarlos por lo que producen. Algunos trabajadores son consistentemente más productivos en las mañanas, otros en las tardes o noches y un tercer grupo es más productivo trabajando y descansando de manera intermitente. La organización debe ubicar al trabajador en un puesto para el que calce bien, informarle las funciones y objetivos de su trabajo, asegurarse que este se encuentre capacitado, cuente con las herramientas para realizar sus funciones y retroalimentarlo por su desempeño. Si los objetivos son cumplidos se debe brindar algún tipo de reconocimiento al trabajador. Si los objetivos no son cumplidos, debe analizarse las causas y si estas son atribuibles al trabajador se debe corregir este accionar. En resumen, debemos dejar de poner tanto detalle a lo que un trabajador hace durante el día y poner más énfasis al logro de los objetivos trazados.

Uno de los primeros estudios sistemáticos del trabajo lo hizo Frederick Taylor, quien concluyó que el trabajo había que dividirlo en pequeñas tareas para que el trabajador sea eficiente practicándolas. Posteriormente, se estudió al trabajador del conocimiento, un término acuñado por Peter Drucker a fines de la década de 1950, para indicar que lo más importante no era el trabajo manual sino el de los especialistas en gestión. Hoy es necesario cambiar de paradigma una vez más y considerar que la mayoría de trabajadores actuarán más como empresarios unipersonales, con autonomía para decidir la forma de realizar sus tareas. Para esto, se hace indispensable que el empleador defina claramente lo que espera del puesto evalúe al trabajador por los resultados obtenidos.

CENTRUM Católica no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Ricardo Pino
Imagen de la sección

Ricardo Pino es Doctor of Business Administration, Maastricht School of Management, The Netherlands. Doctor en Administración Estratégica de Empresas, Pontificia Universidad Católica del Perú. Master of Philosophy, Maastricht School of Management, The Netherlands. Magíster en Administración, Universidad del Pacífico, Perú. Ingeniero Industrial, Pontificia Universidad Católica del Perú. Diplomado en Gestión e Ingeniería de la Calidad, Pontificia Universidad Católica del Perú. Certified Quality Engineer, American Society for Quality (ASQ-USA).

Actualmente es Director de Investigación y Profesor Investigador en el Área Académica de Operaciones, Logística y TICS de CENTRUM Católica Graduate Business School.

Developed by VIS