Buscar:
Edición:
Blogs
24-Oct-2017
La Importancia de Aprender a Aprender
William Deming, el gurú de la gestión de la calidad, en los años 80 decía: el mejor profesor es aquel que inspira en sus estudiantes el deseo de aprender más, señaló Ricardo Pino, Profesor de CENTRUM Católica.
La Importancia de Aprender a Aprender

Con los adelantos tecnológicos llegando a un ritmo cada vez más veloz, no es de extrañar que aumente la cantidad de estudiantes en cursos de actualización, los mismos que suelen tener una duración que va desde pocos días hasta varios meses. Es natural que los participantes quieran adecuarse a las nuevas tecnologías y conocimiento, para no quedar desfasados respecto a sus colegas, y competidores, profesionales. Para las escuelas que ofrecen estos cursos también es un reto, ya que tienen, primero, que aprender estas nuevas tecnologías, para luego implementar laboratorios con software y hardware que permitan a los estudiantes adquirir habilidad en el uso de las mismas. Por último, las escuelas deben confiar que esta tecnología no quedará obsoleta antes que hayan recuperado la inversión efectuada.

Este reto es muy diferente cuando se trata de diseñar una carrera de pregrado que, a nivel universitario, tiene una duración de cinco años a más. Un estudiante que ingrese a la universidad a los 17 años, se graduará a los 22 o 23 años y es de esperar que adquiera una posición  de responsabilidad a los 27 o 28 años, es decir, 10 años a más luego de haber ingresado. Por otro lado, como las universidades no suelen efectuar todos los años cambios sustanciales al contenido de los cursos que compone un programa de estudios, es de esperar que los cursos que lleva un estudiante hayan sido diseñados unos años atrás, con lo que estos cursos le deberán ser útiles unos 12 a 15 años después de que fueron diseñados. Bajo esta premisa cabe preguntarse ¿Qué se debe enseñar en los cursos de una carrera profesional?

Las tecnologías de hoy no serán de aplicación directa cuando el graduado se desempeñe en su profesión. Por ejemplo, para un abogado, las leyes que hoy son analizadas por los estudiantes no serán las que existan cuando estos sean profesionales, así como la manera en la que se archiven los documentos tampoco será la misma. También es cierto que no hay forma de saber qué tecnologías van a ser más útiles al estudiante cuando sea profesional porque, simplemente, dichas tecnologías no están disponibles en el mercado aún. Si aceptamos esto, tendremos que aceptar que lo mejor que podemos hacer por los estudiantes de hoy es prepararlos para aprender por su cuenta lo que sea que vayan a tener que aprender en el futuro.

Un profesor que transmite conocimiento de manera unidireccional es cada vez menos valioso, mientras que el profesor que inspira en sus estudiantes el deseo de aprender más; lo que les exigirá aprender por ellos mismos, es cada vez más necesario. Lo curioso es que esto ya lo decía William Deming, el gurú de la gestión de la calidad, en los años 80: El mejor profesor es aquel que inspira en sus estudiantes el deseo de aprender más.

CENTRUM Católica no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Ricardo Pino
Imagen de la sección

Ricardo Pino es Doctor of Business Administration, Maastricht School of Management, The Netherlands. Doctor en Administración Estratégica de Empresas, Pontificia Universidad Católica del Perú. Master of Philosophy, Maastricht School of Management, The Netherlands. Magíster en Administración, Universidad del Pacífico, Perú. Ingeniero Industrial, Pontificia Universidad Católica del Perú. Diplomado en Gestión e Ingeniería de la Calidad, Pontificia Universidad Católica del Perú. Certified Quality Engineer, American Society for Quality (ASQ-USA).

Actualmente es Director de Investigación y Profesor Investigador en el Área Académica de Operaciones, Logística y TICS de CENTRUM Católica Graduate Business School.

Developed by VIS