Buscar:
Edición:
Blogs
22-Nov-2017
Abolición de Prácticas de Discriminación en el Empleo y la Ocupación
“Principio 6” del Pacto Global. El derecho a la no discriminación está directamente relacionado con el derecho a la igualdad, comentó Cecilia Flores, Presidenta de WomenCEO Perú.
Abolición de Prácticas de Discriminación en el Empleo y la Ocupación

Me valgo de un documento interesante, en actual prepublicación del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo “Plan Sectorial para lograr la igualdad y la no discriminación en el empleo y la ocupación 2018-2021” el cual desarrolla con claridad diversos conceptos, entre ellos el mandato de no discriminación. En él, haciendo referencia a la Observación General N° 18 del Comité de Derechos Humanos de la ONU, sostiene que el concepto de discriminación  debe entenderse como “toda distinción, exclusión, restricción o preferencia que tiene como motivación la raza, el color, el sexo, idioma, creencia o condición social con el objetivo de anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad de los derechos y libertades fundamentales de las personas”. Desde la psicología social, se entiende que los prejuicios son  resultado de factores negativos que llevan al sujeto a discriminar.

Existen estudios (Fein y Spencer, 1997) que demuestran que las personas con fracasos personales que cuestionan su autoestima, tienden a estigmatizar a otros; mientras que existen algunos que señalan que tener o creer (querer) tener una posición socio económica preferencia, como grupo dominante, tiende a estigmatizar y tener prejuicios contra grupos menos favorecidos (Guimond & Dambrum, 2002). En suma, limitada autoestima o creencia de tener una posición de superioridad, son factores que describen en buena cuenta a quien se irroga el derecho a discriminar a otro. Quien tiene prejuicios y estereotipos, discrimina. En esta lógica, los prejuicios son para quien lo expresa, explicación racional que le justifica su actitud frente a la diferencia social, cultural, de trato y por tanto, de derechos.

El derecho a la no discriminación está directamente relacionado con el derecho a la igualdad, porque garantiza la no discriminación. Todos somos iguales en la Ley y ante la Ley. El Tribunal Constitucional se ha pronunciado respecto a las distintas formas de discriminación en el empleo, a través de la Sentencia del caso 05652-2007-AA, el cual señala:

“La discriminación en el trabajo, puede ser directa o indirecta. Es directa cuando las normas jurídicas, las políticas y los actos del empleador, excluyen, desfavorecen o dan preferencia explícitamente a ciertos trabajadores atendiendo a características como la opinión política, el estado civil, el sexo, la nacionalidad, el color de la piel o la orientación sexual, entre otros motivos, sin tomar en cuenta sus cualificaciones y experiencia laboral” 

En el caso de las mujeres, la discriminación se produce en muchos casos con ocasión del acceso al empleo, a su desarrollo dentro de una organización e incluso el derecho a ser ascendida o promovida a puestos de responsabilidad e incluso directivos.  La reconocida Mc Kinsey & Co emite su informe anual sobre la performance de las mujeres en las principales empresas americanas y muestra datos tan variados, como que las mujeres reciben menos retroalimentación de sus  jefes inmediatos que los hombres, para prepararlos a asumir mayores responsabilidades, así como menores oportunidades de conseguir ascensos e incluso condiciones  económicas, pese a contar con los calificativos y experiencia probada.

La discriminación es un acto de agresión. Evaluemos nuestras respuestas y afirmaciones inconscientes y trabajemos contra los prejuicios y estereotipos que nos aleja del trato civilizado, ético e igualitario que debe regir entre las personas y en particular, en el mundo de la empresa.

CENTRUM Católica no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Cecilia Flores
Imagen de la sección

Cecilia M. Flores Castañón, es abogada especializada en Derecho Corporativo, de Recursos Naturales y Pueblos Indígenas. Socia principal en Perú de Cremades & Calvo Sotelo –Abogados España, ha tenido a su cargo la dirección jurídica de empresas multinacionales y entidades estatales. Directora de empresas, consultora y conferencista, es la presidenta de WomenCeo Perú, una asociación que promueve la presencia de la mujer en la Dirección y Gerencia de empresas e instituciones en general. Es autora del libro “51 peruanas en España: Testimonio de éxito” primer libro sobre liderazgo de mujeres peruanas en el exterior.

Developed by VIS