Buscar:
Edición:
Blogs
14-Jul-2017
Luciano Barcellos de Paula
Imagen de la sección

Luciano Barcellos de Paula es Doctor en Empresa de la Universidad de Barcelona, España. Sobresaliente cum laude (por unanimidad). Máster Universitario en Investigación, en Empresas, Finanzas y Seguro de la Universidad de Barcelona, España. MBA en Business Administration de la Universidad Politécnica de Catalunya. MBA & Leisure Management, Business Administration de la EAE Business School, España. Bachiller en Ciencias Económicas de la Universidad Federal Fluminense, Brasil.

Especialista en temas del sector público y privado, desarrollo de proyectos, planificación estratégica, sostenibilidad, compromiso con los grupos de interés, toma de decisiones, responsabilidad social corporativa y gestión. Ha sido Consultor Senior de IS Consultoría Empresarial; Socio comercial de Laragon Sustainability Solutions; Investigador asociado de BSD Consulting.

Actualmente es Profesor e Investigador en el Área Académica de Marketing, Ventas y Emprendimiento en CENTRUM Católica Graduate Business School.

La Inversión Socialmente Responsable
Por Luciano Barcellos, Profesor e Investigador de CENTRUM Católica.
Imagen del artículo

La Inversión Socialmente Responsable (ISR) es aquella que incorpora consideraciones éticas, sociales y medioambientales, junto a las financieras, en la toma de decisiones de inversión de una empresa. La ISR combina los objetivos financieros de los inversores con sus preocupaciones acerca de problemas sociales y medioambientales.

Para Caneda (2004) los orígenes de la ISR los podemos buscar en el siglo XIX cuando en la Inglaterra victoriana se crearon los fondos de jubilación Quaker (de marcada orientación religiosa) que prohibían invertir en las industrias de armamento. Así mismo, en los Estados Unidos con la Iglesia Metodista se creó el primer fondo mutualista de ISR en el año 1928: este denominado Pioneer Fund excluía de sus inversiones aquellas relacionadas con el “pecado”, tales como el alcohol, los juegos de azar y el tabaco.

Las raíces modernas de la ISR nacen en los 60 con la formalización de este tipo de inversión ética en Suecia en el año 1965 a través del Ansvar Aktienfond Sverige. Poco tiempo después, como respuesta negativa a la utilización de armas químicas en la guerra de Vietnam y a su financiación, en el año 1968 se crea el fondo de inversión más relevante de su época, el Pax Global Fund, en un momento de gran sensibilidad en la opinión pública americana contra la guerra del Vietnam (Moneva y Royo, 2003). En los años setenta se consolidó un movimiento para excluir de las inversiones a aquellas compañías que operasen en Sudáfrica, durante la época más dura del apartheid. Además, han sido relevantes en la ISR cuestiones como la igualdad de las mujeres en los setentas, la preocupación social en los ochentas y desde los noventas el calentamiento global y la destrucción de la capa de ozono.

La ISR está cada vez más relacionada al desarrollo sostenible, capta fuentes de capital lo más rentable y recurrentes posibles que permitan la sostenibilidad del valor de la compañía en el tiempo. Las empresas que llevan a cabo las mejores prácticas en material social y medioambiental, son las escogidas por los Fondos de Inversión Socialmente Responsables (FISR). Los Fondos de los Jubilados requieren máxima seguridad y eficacia. Es por ello importante el papel que juegan los inversores institucionales asociados a los fondos de pensiones, tanto en el sistema económico general como en la promoción de la ISR.

En países como Reino Unido, Alemania y Francia exigen a los Fondos de Pensiones publicar su política sobre ISR. Y en los Países Bajos le ofrecen ventajas fiscales a los FISR. La ISR advierte a las compañías de que su conducta ambiental, sus políticas éticas y transparencia pueden incidir en el precio de sus acciones y, por consiguiente, en el valor de la compañía. La ISR busca integrar principios sociales y ambientales en la toma de decisiones sobre inversiones: con ello se pretende que el uso del dinero mantenga una orientación que promueva cambios positivos en las políticas y prácticas empresariales, así como que repercutan en la sociedad sin perder el horizonte del beneficio empresarial (Ranney, 2001).

CENTRUM Católica no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Developed by VIS