Buscar:
Edición:
Blogs
13-Jul-2017
Lucha Contra la Corrupción: La Base del Crecimiento
Por Ricardo Pino, Profesor e Investigador de CENTRUM Católica.
Lucha Contra la Corrupción: La Base del Crecimiento

La corrupción es uno de los grandes males que afectan nuestro país, veamos por qué: Los bienes de capital son a la industria lo que un vehículo es al trabajador. Sin un vehículo, propio o de servicio público, no podríamos llegar a nuestro centro de trabajo. De la misma manera, sin bienes de capital, las empresas no podrían producir bienes y servicios y la economía del país se paralizaría. La mayoría de bienes de capital, así como una buena parte de los bienes de consumo, son importados, por lo que no es difícil entender que, para sostener el crecimiento, lo que necesitamos es incrementar nuestra oferta exportable.

La diversificación productiva es el camino que tendremos que seguir para llegar a ser un país del primer mundo ya que no podemos depender, para el crecimiento económico, de que los minerales vuelvan a subir de precio. La diversificación productiva requiere que contemos con sistemas públicos eficientes, que faciliten la conversión de las ideas de la población en empresas altamente competitivas, así como de personas con un nivel elevado de educación que puedan ingresar a trabajar en ellas. La piedra angular de cualquier sistema público eficiente es la confianza.

En un ambiente de confianza las personas efectúan más transacciones, gastan y producen más, generan negocios, puestos de trabajo y dinamizan la economía. La confianza solo se puede lograr en un clima de seguridad y la seguridad solo se puede establecer con una lucha eficaz contra la corrupción. La corrupción evita que se tomen las decisiones más favorables para la sociedad, ya que se protegen los intereses de unos cuantos a cambio de pagos indebidos a funcionarios públicos.

Más allá de la pérdida para el país que generan estas decisiones mal tomadas, está el desincentivo que se produce en las organizaciones que debieron ser las elegidas, de haber existido una decisión imparcial, libre de corrupción. De acuerdo al índice de percepción de la corrupción, de Transparencia Internacional, el Perú descendió del puesto 83, en el 2012, al puesto 101 en el 2016. Además, en el Perú, aproximadamente solo uno de cada 10 casos de corrupción es denunciado, lo que muestra el poco nivel de confianza de la población en nuestras autoridades.

La tecnología, a través de sistemas de audio y video instalados en lugares públicos, está haciendo más fácil que antes evidenciar casos de corrupción. Corresponde a las instituciones y poderes del Estado acoger y dar pronta atención a las denuncias recibidas y devolver, así, el clima de confianza que la población necesita para retomar la senda del crecimiento. Se requiere también, sanciones ejemplares para los infractores. Está claro que para lograr la diversificación productiva necesitamos también mejorar sustancialmente la educación y cerrar la brecha de infraestructura, pero nada de esto será posible si primero no extirpamos los tumores de corrupción enquistados en el país.


CENTRUM Católica no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Ricardo Pino
Imagen de la sección

Ricardo Pino es Doctor of Business Administration, Maastricht School of Management, The Netherlands. Doctor en Administración Estratégica de Empresas, Pontificia Universidad Católica del Perú. Master of Philosophy, Maastricht School of Management, The Netherlands. Magíster en Administración, Universidad del Pacífico, Perú. Ingeniero Industrial, Pontificia Universidad Católica del Perú. Diplomado en Gestión e Ingeniería de la Calidad, Pontificia Universidad Católica del Perú. Certified Quality Engineer, American Society for Quality (ASQ-USA).

Actualmente es Director de Investigación y Profesor Investigador en el Área Académica de Operaciones, Logística y TICS de CENTRUM Católica Graduate Business School.

Developed by VIS