Buscar:
Edición:
Prensa
11-Ago-2017
Las Familias Empresarias y el Fútbol ¿Se pueden Comparar?
Los conceptos del deporte pueden ser aplicados al mundo de los negocios, comentó Enrique Mendoza, Gerente de Dvalor Consultoría.
Las Familias Empresarias y el Fútbol ¿Se pueden Comparar?

Los conceptos del deporte pueden ser aplicados al mundo de los negocios y al ser un apasionado de la problemática de las familias empresarias, así como del futbol, iniciaremos con este artículo nuestra propuesta que espero cree valor para ambas realidades. Álvaro Merino, español experto en estos temas, a quien tuve oportunidad de conocer en mi visita a la Universidad Europea de Madrid, señala en una de sus entrevistas que un deportista para explotar su talento tiene que considerar tres aspectos claves si quiere ser exitoso: identificación de su capacidad innata, entrenamiento disciplinado y contexto adecuado.  Explica esto mediante el ejemplo de Messi, señalando que nadie puede negar que tiene una habilidad natural para jugar al futbol, que se esfuerza todos los días entrenando con su equipo colectiva e individualmente para alcanzar un mejor desempeño cada fin de semana, pero además es exitoso porque juega de delantero en uno de los mejores equipos de futbol del mundo. Álvaro se pregunta: ¿Qué pasaría si a Messi lo ponemos de arquero?, ¿sería el mismo que conocemos ahora?, ¿su desempeño sería el mismo? por supuesto que no. Las circunstancias del entorno, la coyuntura en la que se desarrolla el talento resulta de vital importancia para lograr los resultados esperados.

Vayamos ahora al ámbito nacional, al futbol peruano para ser exactos, ¿qué paso con Reimond Manco que en el Sudamericano Sub 17 del 2007 se llevó el premio a mejor jugador del torneo por encima de James Rodríguez? Definitivamente no supo entrenar su talento, porque a pesar de tener las condiciones técnicas para ser un futbolista exitoso, no tuvo la disciplina para desarrollar esa capacidad innata, quizás afectado por una coyuntura que no era la adecuada para seguir el camino de éxito del futbolista colombiano, seguro no ayudó el contexto social ni deportivo y no sabemos si el familiar, pero lo que si estamos seguros es que “no la hizo” a diferencia de James que llegó a jugar en el Real Madrid y que ahora juega en el Bayern Munich.

Ahora, ¿cómo podemos comparar estas historias del futbol con la realidad de las familias empresarias?, ¿Cómo podemos obtener alguna enseñanza de estas experiencias en la dinámica de las empresas familiares? Considerando que éstas también son un grupo de personas que trabajan en conjunto para desarrollar un proyecto común y que su éxito depende del desempeño individual y colectivo del equipo denominado familia empresaria. Todos tenemos talento, lo importante es identificarlo, potenciarlo mediante un entrenamiento disciplinado y ponerlo en el contexto adecuado. En tal sentido, el líder de una familia empresaria tiene que preocuparse en analizar las capacidades de los integrantes de su familia, identificar sus mayores fortalezas e iniciar un proceso de entrenamiento progresivo y disciplinado para que su talento se vaya potenciando. Sin embargo, de nada sirve eso si el líder descuida la creación de un contexto adecuado y en el caso de la familia empresaria pasa por considerar, además del aspecto humano (el talento), el organizacional, por cuando no solamente nos encontramos con un grupo de personas unidas por un lazo de afecto y parentesco que hacen vida común en el ámbito familiar, si no que este desarrolla sus principales actividades dentro de un contexto empresarial, el cual requiere orden, estructura, formalidad y organización para alcanzar resultados positivos en la empresa.

Por lo expuesto, la estructura organizacional adquiere relevancia y la clave en este aspecto pasa por implementar instancias, procesos, herramientas y políticas de acuerdo al nivel de complejidad de la familia empresaria. Por ejemplo, si no tenemos una instancia de toma de decisiones familiar, los problemas que surjan en este ámbito afectarán el normal desarrollo de los negocios, haciendo que las empresas sean menos competitivas. Pugnas de poder o conflictos patrimoniales entre hermanos pueden hacer que la empresa familiar desaparezca o al menos que sea difícil y, en algunos casos, imposible, utilizar o implementar herramientas profesionales de gestión y control en los negocios. Por su parte la realidad empresarial tampoco es estática, al seguir creciendo el negocio, la gran mayoría de los líderes de empresas familiares no desarrolla una estructura de gobierno y gestión adecuado a su nivel de complejidad, lo cual no permite que el talento de la familia se vea potenciado dentro de un contexto adecuado, el cual  se crea en la realidad de la familias empresarias mediante un proceso de profesionalización progresivo y permanente.

CENTRUM Católica no se hace responsable de las opiniones expresadas en las entrevistas y artículos publicados.

Developed by VIS